La mayoría de los jueces de la Corte Suprema de Florida parecen escépticos a que se conceda una licencia de abogado a un inmigrante que vive en el país de manera ilegal desde que era niño.

Los siete magistrados oyeron el martes argumentos orales en el caso de José Godínez Samperio, que llegó a Estados Unidos desde México a los 9 años. Estudió, se graduó en derecho y aprobó el examen del Colegio de Abogados.

La Junta Examinadora de Abogados solicitó a la corte suprema estatal una orientación antes de decidir si concederle la licencia para ejercer.

Este es uno de un puñado de casos similares en el país. Hay inmigrantes que a pesar que tener una condición migratoria no regularizada tratan de practicar derecho en Nueva York y California.

Godínez Samperio sostiene que la nueva política del presidente Barack Obama relativa a los inmigrantes les concede el derecho a practicar como abogados.

La jueza Bárbara Pariente observó que la política probablemente cambiaría si Obama pierde las elecciones de noviembre.