Cuarenta y seis ballenas piloto encallaron en la playa de una isla en el sur de Indonesia y sólo tres sobrevivieron, informaron las autoridades.

Pramudya Harzani, de la Red de Yakarta para el Auxilio a los Animales — un organismo activista sin fines de lucro — y las autoridades locales aún intentaban rescatar el martes a los tres cetáceos sobrevivientes, pero éstos regresaban hacia la playa una y otra vez.

Harzani dijo que las ballenas, también conocidas como calderones, arribaron el lunes por la noche a la playa Raijua en Sabu, un pequeño islote entre las islas de Timor y Sumba en el sur de Indonesia.

Gidon Bilibora, el jefe distrital, dijo que los habitantes de la zona cortaron algunos de los animales muertos para alimentarse de su carne, una práctica acostumbrada en el área.

Los científicos creen que las ballenas siguen al líder de un grupo hacia la playa cuando se enferma, lo que a la postre hace que todas queden varadas sobre la arena. Harzani dijo que en esta ocasión el fenómeno podría haber sido causado en parte por un descenso rápido en las mareas debido a los monzones de la temporada.