El organismo que regula los servicios de comunicación audiovisual advirtió el martes que el 7 de diciembre es la fecha tope para que Grupo Clarín, el mayor conglomerado de medios de Argentina, se desprenda de licencias de explotación de señales para reducir su dimensión o quedará fuera de la ley.

Después de esa fecha, "quien no haya hecho (el proceso de desinversión) está fuera de la ley y con los plazos vencidos para adecuarse", dijo a periodistas Martín Sabbatella, el recientemente designado titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca). Ese organismo tendrá entonces "que actuar en consecuencia para dar cumplimiento a la ley".

El gobierno y el Grupo Clarín, muy crítico con la presidenta Cristina Fernández, están enfrentados desde 2008. En el marco de esas tensas relaciones el conglomerado mediático rechaza el artículo 161 de la ley de medios impulsada por el oficialismo y aprobada tres años atrás en el Congreso que limita el número de licencias por cada empresa periodística y obliga a desprenderse de las no permitidas en un plazo no mayor a un año después de que la Afsca establezca los mecanismos de transición. También disiente acerca de que el 7 de diciembre deberá poner fin a su supuesta situación monopólica.

A instancias del grupo periodístico que tiene al diario Clarín de insignia, una medida cautelar de un juez suspendió la aplicación del polémico artículo hasta que se defina si su contenido es constitucional. La Corte Suprema de Justicia estableció que el 7 de diciembre vence el plazo de vigencia de dicha medida judicial.

Según constitucionalistas que respaldan el punto de vista de Clarín, el proceso judicial todavía no terminó, de modo que no se puede inferir que ese día el grupo de comunicación tenga que desprenderse de licencias.

Esos expertos señalan que el 7 de diciembre vence el plazo razonable para que el juez dicte sentencia sobre la constitucionalidad del artículo. Si para entonces esta cuestión de fondo no estuviese resuelta, podría ampliarse la medida cautelar.

Afirman que si no hubiera una sentencia de fondo ni una ampliación de la cautelar, entraría en vigencia el artículo 161. Y a partir del 7 de diciembre comenzaría a correr el plazo de un año que exige la ley para que la empresa venda sus medios.

Días atrás, el gobierno reiteró que se propone favorecer "la pluralidad de voces" y advirtió a Clarín que si antes de esa fecha no activa un plan de desinversión, tal como a su entender estipuló la Corte, "el Estado se verá obligado" a llamar a concurso público para adjudicar las licencias que excedan el máximo autorizado por la ley, "garantizando las fuentes de trabajo".

La publicidad firmada por la Afsca recordó que el Grupo Clarín tiene "más de 240 sistemas de cable, 9 radios AM, 1 FM y 4 canales de TV abierta".

En su página de internet Clarín dice tener 11 licencias de radiodifusión --7 de radio y 4 de televisión--, "muchas menos que gran parte de los grupos que deberían haberse adecuado como máximo el 28 de diciembre de 2011 -según dijo la Corte Suprema- y a los que el oficialismo les canjea el incumplimiento por disciplinamiento editorial".

Clarín contestó con otra publicidad que "el 7 de diciembre el juicio no está terminado, no pasa nada" y que "puede prolongarse la cautelar como dijo la Corte o puede empezar a correr un año más".