Una campaña por medio de internet recaudó 1,3 millones de dólares para restaurar un laboratorio en Nueva York que usó Nikola Tesla, el científico visionario que fue rival de Thomas Edison.

Tesla imaginó un mundo provisto de electricidad gratuita.

Los organizadores esperan comprar su laboratorio en Wardenclyffe, situado a unos 100 kilómetros (65 millas) al este de la ciudad de Nueva York. Planean crear un centro científico en la propiedad en Long Island.

Esa propiedad se había deteriorado durante décadas. Tesla la usó a principios del siglo XX.

Matthew Inman, un caricaturista residente en Seattle, inició la campaña de recaudación en agosto, cuando promovió la iniciativa en su página en internet, theOatmeal.com. El grupo recibió una respuesta inmediata en otro sitio, Indiegogo.com, que recolectó las donaciones.

Se recibieron más de 33.000 contribuciones de donantes en Estados Unidos y otros 108 países.