En un fallo que pudiera inclinar la balanza electoral en Pensilvania en momentos en que los republicanos marchan a la zaga en los sondeos, un juez se aprestaba a decidir a más tardar el martes sobre una dura ley estatal que requiere que los votantes muestren documentos de identificación en las urnas.

La ley, rechazada fuertemente por los demócratas, ha sido no obstante una herramienta invaluable para el partido para motivar voluntarios y recaudar fondos de campaña, al tiempo que críticos, incluyendo la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Raza Negra (NAACP), la Asociación de Personas Retiradas y la Liga de Mujeres Votantes, realizan actos de protesta y campañas de educación de electores.

Bajo una orden de la Corte Suprema de Pensilvania, el juez de la Corte Intermedia Robert Simpson tiene que emitir su fallo a más tardar el martes, apenas cinco semanas antes que los votantes decidan si religen al presidente Barack Obama o lo remplazan con el republicano Mitt Romney.

El máximo tribunal le dijo a Simpson que debe impedir que la ley entre en vigor este año si determina que el estado no ha cumplido su promesa de proveer acceso fácil a documentos de identidad con fotografía o si considera que impedirá que votantes registrados depositen sus votos.

Simpson escuchó testimonios durante dos días la semana pasada y dijo que estaba considerando invalidar una porción de la ley para los comicios del 6 de noviembre. Es posible una apelación a la corte suprema del estado.

La ley es un logro importante de los republicanos que controlan el gobierno de Pensilvania y dicen temer fraude electoral. Pero es también un blanco de críticas por los demócratas, que la llaman un plan para hacer más difícil la participación de los votantes tradicionales del partido, incluyendo jóvenes y minorías, que pudieran no tener el tipo apropiado de documento de identidad o no saber de la ley.

El tema fue ya un punto de debate cuando un importante legislador estatal republicano se jactó en una cena en junio de que el requerimiento "va hacer que Mitt Romney gane el estado de Pensilvania".