El técnico del Athletic de Bilbao Marcelo Bielsa y Fernando Llorente tuvieron otro choque el lunes cuando el entrenador le dijo al delantero que se fuese a los vestuarios luego de que el jugador se mostró visiblemente molesto por las observaciones que le estaba haciendo.

Llorente se fue del entrenamiento luego del incidente, según Europa Press y otros medios.

El episodio refleja el malestar de Llorente con su actual situación. El delantero quiso irse del club durante el receso veraniego, pero no consiguió equipo alguno dispuesto a pagar los 35 millones de euros en que fue tasado. Su contrato vence al terminar la temporada en curso y Llorente ha dicho que no lo renovará.

Esta temporada ha calentado bastante el banco y el domingo volvió a hacerlo en un duelo que Bilbao perdió 2-0 con Real Sociedad. El club vasco tiene apenas cinco puntos en seis partidos, de los cuales ganó uno, empató dos y perdió tres.