Cuando faltan siete días para las elecciones presidenciales en Venezuela, la oposición realizó el domingo una importante demostración de fuerza, con una multitudinaria marcha que recorrió varios puntos de la cuidad y que culminó en la mayor avenida del centro de la capital.

Varios centenares de miles de opositores tomaron algunas de las principales calles de Caracas para marchar hasta la avenida Bolívar, un emblema para los partidos políticos por sus grandes dimensiones y que por años la oposición no había podido llenar. "Nos quedó pequeña la avenida Bolívar", dijo emocionado Henrique Capriles, candidato presidencial de la coalición opositora, al celebrar la multitudinaria concentración en la arteria vial de más de un kilómetro de largo. "Se ve se siente, Capriles presidente", corearon algunos de los manifestantes.

"El 7 de octubre nosotros vamos a derrotar la violencia en Venezuela. Nuestro pueblo está cansado de la violencia, de la división, de la confrontación", afirmó Capriles al lamentar la muerte de dos opositores que resultaron baleados el sábado en un enfrentamiento con supuestos partidarios oficialistas que bloquearon el paso de una caravana opositora en el estado suroccidental de Barinas.

Por el caso fue detenido el presunto autor material de los asesinatos, informó el ministro de Relaciones Interiores, Tareck El Aissami, a través de su cuenta de Twitter.

"Vamos a construir una Venezuela de paz... los derrotados van a ser los violentos", dijo el candidato opositor de 40 años un discurso. "La época del odio a partir del 7 de octubre queda enterrada en Venezuela", agregó.

Al criticar al presidente Hugo Chávez, al que nunca mencionó por su nombre, Capriles dijo: "el que hoy está en Miraflores (palacio de gobierno) defraudó al pueblo venezolano".

El candidato opositor rechazó la afirmación de Chávez de que durante su gobierno se ha logrado la independencia de Venezuela y sostuvo que el proyecto de 14 años del mandatario "se agotó".

"Los problemas de ustedes tienen solución y vengo asumir ese compromiso", acotó.

Entre centenares de banderas venezolanas y de las diferentes organizaciones políticas, y ensordecedoras cornetas y pitos, una multitud de opositores marchó por diferentes calles de la capital.

"Marcho por mis nietos, por mi futuro, por mi país, porque este no es un gobierno pobre sino un pobre gobierno y no queremos dictadura, no queremos más un tirano, ni queremos más desunión, queremos la igualdad", dijo Segunda Palacios, una docente jubilada de 58 años, mientras marchaba por una de las calles del norte de Caracas ayudada de un bastón.

Palacios sostuvo que de resultar reelegido Chávez para un tercer período "sería catastrófico (para) el país. Se terminaría de ir en bancarrota".

El médico Hernán Cortés, de 46 años, marchó acompañado de su hija y su perro. Opinó que Capriles representa "la oportunidad de que no haya corrupción, de que mejoremos, de tener seguridad. Es una opción joven. Es una opción... que esperamos libre de tantos vicios de los cuales estamos muy cansados".

Chávez se mostró el domingo confiado de que logrará la relección el 7 de octubre. Durante una entrevista en el canal privado Televen, dijo que si los opositores llegan al gobierno "desestabilizarían a Venezuela, pero en un tris, de un día para otro. Por eso es que no podemos permitir que ocurra".

El gobernante, de 58 años, criticó con dureza a su adversario y sostuvo que él representa la "candidatura de la mentira". "Ojalá después de la gran derrota que le vamos a propinar a la mentira burguesa el 7 de octubre, ojalá surja... un nuevo liderazgo en la derecha venezolana y que expresen sus propuestas y busquen la ética de la política", agregó.

"Por la patria no podemos volver al desastre de los gobiernos anteriores. Eso sería votar contra nuestros propios hijos. Tenemos que votar por el futuro y aquí está el futuro en el programa de la revolución socialista", afirmó Chávez en la víspera durante un acto político que realizó en la población de Guatire, a las afueras de la capital, como parte de la campaña electoral que culmina el 4 de octubre.

Chávez estaba por realizar el domingo una concentración en la población occidental del Cabimas, estado Zulia.

Chávez busca una tercera relección. Mientras algunas encuestas, promocionadas por el gobierno, le dan una ventaja de alrededor de 15 puntos porcentuales sobre el candidato opositor, otros estudios de opinión hablan de una leve ventaja de Capriles sobre su adversario.

Un estudio de este mes de la firma local Consultores 21, una de las principales del país, reveló que el opositor cuenta con una intención de voto de 48,3%, mientras que Chávez tiene un apoyo de 45,7%. La encuesta, cuyo margen de error es de 2,58%, se realizó entre 1.500 personas a nivel nacional.

Una segunda encuesta, realizada por la firma Datanálisis entre 1.600 personas y con un margen de error de 2,4%, le otorgó a Chávez una intención de voto de casi del 50%. También indicó que el porcentaje de indecisos es de 11%.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino