Si el Dream Act fuera aprobado, para el 2030 se percibiría un estímulo económico de 329.000 millones de dólares, se crearían 1,4 millones de trabajos y las arcas federales engordarían en más de 10.000 millones, indicó el lunes un estudio.

Del estímulo, 148.000 millones serían resultado de un aporte directo, mientras que el resto, 181.000 millones, serían inducidos, indica el reporte del Centro para el Progreso Estadounidense y la Partnership for a New American Economy.

La promoción de nuevos trabajos, entre tanto, sería generada por la demanda que crearían los nuevos profesionales, mientras que las arcas federales aumentarían mediante impuestos indirectos: 5.600 millones a través de impuestos a la renta y 4.600 millones mediante incremento de impuestos comerciales, agrega el análisis.

No se calcularon los impuestos directos que pagarían los inmigrantes beneficiarios porque serían "neutros" a la economía, aparte de ser complicados de calcular debido a las regulaciones que tiene cada estado, explicó Juan Carlos Guzmán, coautor del análisis.

El Dream Act es una propuesta de ley que pide la regularización del status migratorios de algunos jóvenes que ingresaron a Estados Unidos sin autorización, muchos de ellos traídos por sus padres cuando era niños.

En general, el grupo beneficiario del Dream Act ganaría 19% más que si no se aprobara la propuesta de ley. El reporte, sin embargo, no asume que los posibles 2,1 millones de beneficiarios del Dream Act se convertirían en profesionales sino calcula que sólo unos 223.000 de ellos lograrían estudios superiores, incluyendo certificados técnicos, títulos o maestrías.

Los hallazgos son "conservadores" debido a que se uso información de la Oficina del Censo del 2006 al 2010, o sea cifras tomadas en medio de la crisis económica, que afectaron los cálculos de los beneficios a posteriori, explicó el experto.

"Este es un cálculo conservador porque en el 2008 tuvimos una recesión. Pero a la vez, los salarios no han subido mucho desde entonces, antes teníamos salarios más altos, así que si toman en cuenta estas dos cosas, el resultado del estudio es balanceado, no es muy positivo ni negativo".

A la vez, el estudio es importante porque demuestra el beneficio económico de la aprobación del Dream Act ahora que sólo se habla del tema desde un punto de vista político, ético y legal, añadió Guzmán, experto de la Iniciativa para Desarrollo Global, de la University of Notre Dame.

"Es importante porque es uno de los pocos análisis que demuestran el efecto económico de (la aprobación del) Dream Act sin ver nada de lo político, si los jóvenes son legales o ilegales. El estudio mira el asunto desde un punto de vista muy objetivo", dijo el experto.

Los estados que más se beneficiarían de estos estímulos y puestos laborales serían aquellos con mayores poblaciones de inmigrantes aptos para la propuesta de ley que sucumbió en el Senado en el 2010, agrega el reporte.

California iría a la cabeza de esta lista, con un estímulo de 97.688 millones de dólares, seguido por Texas con 66.028 millones. Florida percibiría un estímulo de 21.081 millones, Arizona de 18.392 millones, Nueva York de 15.987 millones e Illinois de 14.081 millones.

Sin embargo, los efectos económicos serían tal vez más notorios en estados como Georgia y Carolina del Norte, nuevos destinos migratorios de gran crecimiento demográfico, explicó Guzmán. El estímulo en Georgia sería de 10.731 millones, mientras que en Carolina del Norte sería de 7.849 millones.

"Estos estados, que nunca han tenido que lidiar con grandes poblaciones de extranjeros, están pasando por un proceso de ajuste de crecimiento demográfico", añadió el experto. "Este estudio les va a ayudar muchísimo a ver los beneficios de los inmigrantes, lo que estos inmigrantes pueden brindar porque hasta ahora, lo que saben se basa en miedo, miedo a lo desconocido, que hablan otros idiomas y tienen otras costumbres".

---

En Internet: Estudio del Centro para el Progreso Estadounidense: http://bit.ly/SUx1GI

---

E.J. Támara está en Twitter como: https://www.twitter.com/EJTamara