El desempleo promedio de los 17 países que utilizan el euro permaneció en agosto en su nivel récord de 11,4%, se conoció el lunes, avivando temores de que los esfuerzos para reducir las deudas han sacrificado empleos.

Aunque los líderes europeos han conseguido calmar a los mercados financieros en meses recientes con promesas de recortes de gastos y fortalecer la unión continental, no han podido frenar el aumento del desempleo.

En agosto, otras 34.000 personas perdieron sus empleos en la zona del euro, de acuerdo con datos dados a conocer por la agencia europea de estadísticas, Eurostat. La tasa de desempleo — la más alta desde la adopción del euro en 1999 — fue la misma que en julio.

Economistas dicen que los mismos recortes de gastos que buscan aliviar la crisis financiera rebajando la deuda pública están haciendo subir el desempleo y amenazan al continente con una recesión. Algunos expertos han pedido a los líderes a eliminar restricciones a los gatos, para estimular el crecimiento.

Pero muchos países europeos — como Grecia, España e Italia — tienen poco espacio en sus presupuestos para esos estímulos. Grecia, por ejemplo, depende desde mediados del 2010 de préstamos internacionales para pagar sus deudas, y sus acreedores están presionando para que implemente más recortes, no gastos.

Grecia y España tienen las tasas más altas de desempleo en la eurozona, con alrededor de 25%.

Otros economistas dicen que las reformas del mercado laboral que esos países están implementando eventualmente van a llevarles al crecimiento económico. La cuestión es cuánto van a empeorar las cosas antes que ello suceda, y si los gobiernos van a poder mantener las medidas en medio de amplias protestas populares.

Decenas de miles de personas se lanzaron a las calles de Madrid, Lisboa y París este fin de semana para protestar contra las medidas de austeridad. En España, la protesta estalló en violencia, con manifestantes chocando con la policía.

Howard Archer, principal economista para HIS Global Insight, dijo que tomará tiempo para que los mercados laborales en Europa se recuperen.

"Es poco realista esperar una recuperación a corto plazo en los mercados laborales en la eurozona, dada la debilidad de la actividad económica actual y la poca confianza empresarial", dijo. "De hecho, existe el peligro real de que el desempleo en la eurozona llegue a 12% en el 2013".