Una colisión entre una bandada de estorninos y un automóvil en una carretera austríaca dejó el lunes un centenar de aves muertas y al automovilista asustado, pero ileso.

Según la Agencia Austríaca de Prensa, las aves descendieron de pronto de las líneas del tendido eléctrico sobre la carretera de frente al automóvil.

El informe no precisa la velocidad a la que iba el conductor, pero el límite en las carreteras austríacas es de 130 kph (80 mph).

El automóvil sufrió varias abolladuras. Una cuadrilla de limpieza removió rápidamente las aves muertas.