La Iglesia Ortodoxa de Rusia solicitó el domingo clemencia para las tres integrantes de la banda de rock "Pussy Riot", a condición de que se arrepientan de su "oración punk" contra el presidente Vladimir Putin que efectuaron en la principal catedral de Moscú.

La solicitud fue hecha en un comunicado un día antes de la primera apelación de las tres chicas desde que fueron declaradas culpables de vandalismo y sentenciadas el mes pasado a tres años de prisión.

La iglesia dijo que si las mujeres expresaban "penitencia y reconsideración de su acto", entonces "no deberían pasar desapercibidas".

A principios de mes, el primer ministro ruso Dimitry Medvedev dijo que sería "improductivo" dejarlas en prisión, en una declaración que alentó la esperanza de que la corte de apelaciones que lleva el caso pudiera ponerlas en libertad.

Pero los escépticos consideraron improbable la liberación de "Pussy Riot" al recordar las recientes acciones del Kremlin contra los disidentes.