Wall Street se mantenía hoy en terreno negativo y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, bajaba el 0,27 % hacia la media sesión arrastrado por el sector tecnológico y contagiado por los números rojos con los que cerraron las bolsas europeas.

Ese índice, que agrupa a treinta de las mayores empresas cotizadas de EE.UU., restaba 36,17 puntos hasta 13.543,3 unidades, en tanto que el selectivo S&P 500 descendía el 0,41 % (-5,95 unidades) hasta los 1.454,2 unidades y el índice compuesto del mercado Nasdaq el 0,8 % (-25,55 puntos) hasta 3.154,41 unidades.

Los inversores neoyorquinos seguían decantándose por las ventas en una jornada marcada por los renovados temores al impacto de la crisis de deuda europea tras conocerse que el índice de confianza empresarial de Alemania retrocedió por quinto mes consecutivo, en contra de las previsiones que apuntaban a un ligero repunte.

La noticia influyó en el cierre bajista de las plazas bursátiles del Viejo Continente, donde destacaron los descensos de Madrid (-1,12 %), París (-0,95 %), Milán (-0,78 %), Fráncfort (-0,52 %) y Londres (-0,24 %).

El sector tecnológico de Wall Street era a esta hora uno de los más afectados por el ánimo vendedor, puesto que se dejaba el 1,16 % en su conjunto, golpeado en buena medida por el descenso del 1,86 % que se anotaba el gigante tecnológico Apple.

La firma de la manzana mordida registraba ese retroceso después de que la firma taiwanesa Foxconn, encargada de ensamblar los productos del creador del iPhone en China, cerrara su fábrica de la ciudad china de Taiyuan (norte) tras una revuelta de 2.000 de sus trabajadores.

Los inversores tampoco parecían celebrar los datos de ventas del iPhone 5 durante su primer fin de semana en el mercado, cuando se vendieron más de cinco millones de esos dispositivos, ni los pronósticos de The New York Times, que afirmó que la capitalización bursátil de la firma podría alcanzar el billón de dólares en 2015.

También destacaba esta sesión el batacazo de la red social Facebook, que perdía otro 9,58 % en el mercado Nasdaq, de forma que acumula ya una caída del 43 % desde su accidentada salida a bolsa en mayo pasado.

Sin embargo, el buscador Google se descolgaba de las ventas del sector tecnológico y conseguía anotar un nuevo máximo histórico en el precio de sus acciones, de 747,84 dólares cada una.

Precisamente los componentes tecnológicos del Dow Jones capitaneaban a esta hora el lado negativo de ese índice: Hewlett-Packard (-2,22 %), Intel (-1,62 %) y Microsoft (-1,41 %).

Bajaba además la compañía de seguros médicos United Health Group (-0,3 %) en su primer día como integrante del principal índice de Wall Street, donde ha reemplazado al grupo de alimentación Kraft, que descendía otro 0,68 %.

Mientras, el lado positivo del Dow Jones lo lideraban la farmacéutica Pfizer (0,75 %), el banco JPMorgan Chase (0,76 %) y la operadora de telefonía AT&T (0,68 %).

En otros mercados, el petróleo de Texas bajaba a 91,21 dólares por barril, el oro descendía a 1.765,3 dólares la onza, el dólar ganaba terreno ante el euro, que se cambiaba a 1,2913 dólares, y la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a diez años retrocedía al 1,71 %.