El presidente del Parlamento europeo, Martin Schulz, considera irreal el calendario previsto para la puesta en marcha del organismo de supervisión bancaria de la Unión Monetaria y cree imposible que esta se produzca al iniciarse 2013.

Schulz estima que las normativas para el funcionamiento de dicho organismo no se aprobarán hasta comenzado el año próximo, ya que el Parlamento europeo necesitará al menos seis meses para su tramitación.

En declaraciones que publica hoy el rotativo Frankfurter Allgemeine Schulz recuerda que el proyecto de ley deberá ser aprobado además posteriormente por los distintos parlamentos nacionales, lo que retrasará aun mas el inicio de las actividades del organismo de supervisión.

Por ello cree inviable que dicho organismo comience a trabajar el 1 de enero de 2013 como desean el presidente de la Comisión de la UE, José Manuel Durao Barroso, y el comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, ya dieron a entender durante su reunión el pasado sábado que difícilmente se podrán cumplir los plazos previstos.

No tiene sentido "hacer rápidamente algo que luego no funcione", dijo la canciller, quien subrayó que la creación de una supervisión bancaria europea es una condición para que los bancos con problemas puedan recibir directamente ayuda de los fondos de rescate.