El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, afirmó hoy que este es "un momento promisorio para América Latina", a pesar de la crisis financiera internacional, porque existen condiciones para incrementar las relaciones económicas entre los países de la región.

En el último tramo de su gira por Latinoamérica, Peña Nieto se reunió hoy en Lima con representantes de la Confederación de Instituciones Empresariales del Perú (Confiep), el mayor gremio empresarial del país.

Frente a un auditorio de empresarios, el presidente electo de México explicó que el propósito de su primera gira internacional fue dejar en claro "la voluntad política de tener una relación cercana y de hermandad con los pueblos de los países que he visitado (Guatemala, Colombia, Chile, Argentina, Brasil y Perú)".

Agregó que las visitas a Centro y Suramérica le han permitido tener un conocimiento y un acercamiento personal para la definición de objetivos comunes, entre los cuales está el tema migratorio para establecer acuerdos de respeto de los derechos humanos para quienes llegan a México.

Igualmente, encontrar los mecanismos para enfrentar el crimen organizado con presencia en estos países y desarticular la relación que hay entre las bandas criminales.

Peña Nieto remarcó también su interés en ampliar las relaciones comerciales y aprovechar los mecanismos de acuerdos como la Alianza del Pacífico, suscrito entre Chile, Colombia, Perú y México.

"El crecimiento económico será el motor de un mayor crecimiento en las áreas sociales", afirmó el mandatario electo.

Al explicar los objetivos centrales del Gobierno que asumirá el 1 de diciembre, Peña Nieto dijo que buscará un crecimiento económico sostenido con un mayor número de empleos y mejor remunerados.

Asimismo, impulsará una reforma en el sector de hidrocarburos para permitir la participación del sector privado, la disposición de mayor crédito en el país y la creación de un sistema de seguridad social universal.

Respecto a la inseguridad en su país por el narcotráfico, Peña Nieto afirmó que "el combate al crimen organizado es una tarea irrenunciable para garantizar la seguridad pública para la población".

En tal sentido, anunció su compromiso de establecer "una colaboración y esfuerzo conjunto" con los Gobiernos de los países visitados para compartir bases de datos que permita combatir con mayor eficacia al crimen organizado.

"México quiere ser un país donde se viva con una mayor seguridad y espero estar a la altura para que los resultados (en ese sentido) sean visibles", afirmó en una posterior rueda de prensa.

Peña Nieto visitó ayer en Palacio de Gobierno al presidente peruano, Ollanta Humala, un encuentro que calificó de "cordial y fraterno" y de ser un primer paso para lograr el entendimiento y acercamiento entre ambos países.

La inversión mexicana en Perú asciende a 14.000 millones de dólares, mientras que el intercambio comercial es de 2.000 millones de dólares, apuntó el presidente electo, tras confiar en que estas cifras se incrementen con el acuerdo de libre comercio vigente desde este año.