El primer ministro de Haití, Laurent Lamothe, consolidó hoy en la sede de las Naciones Unidas de Nueva York el compromiso de su Gobierno con las ONG, entre ellas la presidida por el actor Sean Penn, para trabajar en un marco común en la recuperación del país y aumentar así la protección social.

"No queremos ser conocidos como una nación-ONG, por lo que, aunque necesitamos la ayuda de las ONG y estamos comprometidos con ellas, esta ayuda tiene que responder a las prioridades de Haití, para que sea consistente", aseguró Lamothe, quien estuvo acompañado por representantes de la ONU y el propio Penn, presidente de la J/P Haitian Relief Organization (J/P HRO).

Lamothe apuntó que su Gobierno, presidido por Michel Martelly, tiene la determinación de "acabar con la pobreza extrema que aqueja al 54 % de la población haitiana y acabar con la exclusión", mediante programas de protección social especialmente dirigidos a las mujeres y al sector agrícola.

Respecto a este último ámbito, el primer ministro remarcó la importancia de implantar tecnología para que Haití "no dependa de importaciones", y apostó por afianzar "el sector privado", ya que ésa es la única manera de "crear empleo" en un país de diez millones de habitantes en el que siete millones están desempleados.

"Es una situación inaceptable, no sólo para Haití, sino para el resto del mundo", recalcó Lamothe, quien anunció que trabajarán junto a las ONG que operan en el país tras el terremoto de 2010, supervisando que la ayuda se distribuya de la forma más eficiente a nivel territorial, "sin que se produzcan duplicidades".

"El país está mejorando, el gobierno está funcionando 24 horas al día, y estamos comprometidos a trabajar con las ONG", aseveró Lamothe.

Por su parte, Penn, cuya organización trabaja desde 2010 en proyectos de reconstrucción de Haití, subrayó la necesidad de "apoyar la solidaridad entre el gobierno y el pueblo que lo eligió", para que el país consiga consolidar su independencia y, para ello, apostó por la "transparencia en los asuntos burocráticos".

Desde la experiencia recabada sobre el terreno por J/P HRO, el actor explicó que uno de los grandes problemas a los que se enfrenta el país antillano es el de la "propiedad de la tierra", dado que 360.000 personas todavía viven en tiendas de campaña y esperan ser realojadas.

Asimismo, declaró que otras de las "grandes preocupaciones" son "la seguridad en el campo" y "el acceso a una asistencia sanitaria apropiada", y calificó la cooperación entre el Gobierno de Haití, la ONU y las ONG de "ventana mágica", aunque puso como condición para que pueda abrirse que "haya confianza" entre estos agentes.

En ese sentido, el gobierno y la cincuentena de ONG que prestan asistencia en las más diversas áreas, ya sean medioambientales, sanitarias, de reconstrucción de infraestructuras o de retirada de escombros, están dando forma a un marco de trabajo común, bajo los auspicios de la ONU, para reforzar su colaboración y que sus esfuerzos sean complementarios.

El terremoto del 12 de enero de 2010 causó más de 200.000 muertos, 1,5 millones de desplazados y destruyó o dañó unos 300.000 edificios.