El viceprimer ministro israelí y titular de Inteligencia y Energía Atómica, Dan Meridor, dijo hoy que la petición que los palestinos presentarán a la ONU para ser reconocidos como Estado no tendrá ningún efecto práctico y que lo que deberían hacer en su lugar es sentarse a negociar con Israel.

"Los palestinos lo que necesitan es un Estado y no una declaración de la ONU", afirmó Meridor recurriendo a un juego de palabras en inglés (state-statement), y apeló al presidente palestino, Mahmud Abás, a regresar a la mesa de las negociaciones.

"Esperaremos a ver que dice, pero si lo que quiere es un Estado lo que debe hacer es sentarse a negociar con nosotros el final del conflicto (..) y eso no se resuelve en la ONU", agregó.

En un encuentro con periodistas extranjeros en Jerusalén, el viceprimer ministro israelí se mostró convencido de que "la situación actual no aguantará a largo plazo" y se lamentó de que "si ellos (los palestinos) no vienen, no tendremos con quien sentarnos".

Abás se dirigirá a la Asamblea General de la ONU el próximo jueves con una petición para que ésta reconozca a Palestina como "Estado no miembro".

Para Meridor, no es una opción "preferente" ni para israelíes ni para palestinos, pero pidió esperar al discurso antes de ofrecer una reacción.

También se mostró cauto sobre una posible aplicación de sanciones económicas por parte de Israel a los palestinos, porque -consideró- "Israel tiene interés en que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) siga funcionando".

En ese sentido, el viceprimer ministro israelí calificó la recurrencia a la ONU de "propaganda" cuando, en su opinión, lo que se requiere es un "liderazgo" que sólo se demuestra con "decisiones".

"La petición no cambiará nada en el terreno para el palestino de Nablus", sostuvo.

El año pasado los palestinos presentaron otra petición para ser admitidos como Estado miembro, que fue bloqueada por la amenaza de veto de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad.

Esta vez la petición no precisa pasar por el Consejo de Seguridad y contará con el respaldo mayoritario de la Asamblea, que no la votará hasta después de las elecciones de principios de noviembre en Estados Unidos.

La última vez que israelíes y palestinos negociaron fue en septiembre de 2010, proceso que Abás abandonó cuando el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se negó a prorrogar la moratoria que había impuesto diez meses antes a la construcción en los territorios ocupados.

Perteneciente al ala moderada del actual Gobierno israelí, Meridor reconoció hoy que la política de paz de Israel y la de colonización no son coherentes, y que la construcción debería restringirse únicamente a los tres grandes bloques que su país aspira a anexionarse en un eventual acuerdo de paz.

"Desde hace tres años vengo diciendo que debemos construir únicamente en esos bloques y nada más. Pero es mi postura personal, no la del Gobierno", afirmó.

También descartó la posibilidad de una retirada unilateral israelí de partes de Cisjordania, propuesta hoy por el ministro de Defensa, Ehud Barak, en declaraciones a un diario oficialista.

"En base a la experiencia de Gaza no habrá ninguna retirada de Israel de Judea y Samaria (nombres bíblicos de Cisjordania)", aseguró Meridor sobre una propuesta a la que la inmensa mayoría de los miembros del Ejecutivo israelí se oponen.

Israel se retiró de Gaza en 2005, y evacuó de ella a más de 8.000 colonos, en una decisión unilateral criticada por altos mandos de la época y la derecha nacionalista, que advirtieron que el islamismo radical se apoderaría de la franja.

Dos años después el movimiento islamista Hamás se alzó en armas contra la autoridad de Abás y pasó a gobernar ese territorio.

HASH(0x98d4c54)

Elías L. Benarroch