El 63 % de los españoles apoyaría abrir el sector ferroviario nacional y regional a la competencia, un índice inferior a la media en Europa, que se sitúa en el 71 %, lo que convierte a España en uno de los cuatro países más reticentes a esa opción, sólo por detrás de Holanda, Luxemburgo y Suecia.

Según una encuesta especial del Eurobarómetro, los índices de apoyo más elevados a la liberalización del sector se encuentran en la República Checa (90 %), Eslovaquia (86 %), Eslovenia e Italia (ambos, 80 %), mientras que los países más reticentes son Holanda (46%), Luxemburgo (57%), Suecia (60 %) y España (63 %).

Aun así, el 72 % de los españoles cree que los pasajeros sacarían provecho de una mayor competencia, un porcentaje muy elevado aunque todavía siete puntos por debajo de lo que revelan los datos del resto de ciudadanos de la UE (78 %).

Nuevamente, son Holanda, Suecia y Luxemburgo los más escépticos, con un 56 %, 67 % y 70 % respectivamente, de ciudadanos convencidos de una supuesta mejora perceptible para los pasajeros.

El 58 % de los españoles encuestados opina que esta medida tendría un impacto positivo en el precio de los billetes, el 69 % cree que mejoraría la frecuencia de trenes y el 66 % sostiene que tendría un impacto positivo en la puntualidad de los convoyes.

Para la mayoría de los europeos, la apertura a la competencia ejercería una influencia positiva tanto en los precios de los billetes (72 %) como en la frecuencia (68 %) y la puntualidad (66 %).

En España, un 59 % de los encuestados están satisfechos con el actual sistema ferroviario, mientras que en Europa este índice cae hasta el 46 %, aunque ha mejorado desde 1997 (41 %).

El grado de satisfacción oscila entre el 67 % de Finlandia y el 18 % en Bulgaria, que, junto con los países de la Europa central y suroriental, es donde se concentra el mayor descontento con los sistemas ferroviarios existentes.

Por su parte, el 70 % de los ciudadanos de la UE y el 74 % de los españoles desean que la competencia facilite unos servicios ferroviarios austeros como los de las compañías aéreas de bajo coste, mientras que el 43 % de europeos y el 46 % de españoles quiere que se fomenten los servicios de pago como comidas, películas o periódicos.

Asimismo, al 65 % de los europeos y al 68 % de los españoles les gustaría poder contar con más formas de comprar los billetes.

La Comisión Europea tiene previsto adoptar en los próximos meses un nuevo paquete de medidas para abrir los mercados nacionales de transporte ferroviario de pasajeros a la competencia, reducir los plazos de comercialización del material rodante y mejorar la gobernabilidad de la infraestructura ferroviaria.