La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, hizo hoy un llamamiento a la comunidad internacional para mostrar "unidad ante los extremistas" y apoyar las transiciones democráticas en el mundo árabe.

"Debemos mantenernos todos unidos para hacer frente a estas fuerzas y apoyar las transiciones democráticas que están teniendo lugar en el norte de África y Oriente Medio", afirmó Clinton durante su intervención en Nueva York en la Iniciativa Global Clinton.

Para la jefa de la diplomacia estadounidense, la unidad de la comunidad internacional es "crucial" porque, según advirtió, los extremistas alrededor del mundo están "trabajando duro" para intentar "dividir".

Clinton hizo una mención expresa a los últimos acontecimientos que tuvieron lugar la semana pasada en Libia, donde la población civil se echó a las calles en la ciudad de Bengasi para protestar por la presencia de armas en las calles.

"La gente de Bengasi lanzó este viernes un mensaje alto y claro cuando rechazaron por la fuerza a los extremistas y reclamaron el honor y la dignidad de una ciudad valiente", destacó la secretaria de Estado.

Miles de personas se manifestaron la semana pasada en la segunda ciudad y capital económica del país en contra de la presencia de armas en las calles y para reclamar asimismo que las fuerzas de seguridad controlen Bengasi.

"La gente en el mundo árabe no se levantó para cambiar la tiranía de un dictador por la tiranía de una turba", añadió Clinton, quien intervino en la segunda jornada de un foro que reúne hasta mañana a un millar de personalidades y expertos en Nueva York.

"Pero deben saber que no están solos. La gente y los líderes de la región y otras partes del mundo han levantado la voz en los últimos días contra la violencia y el odio", añadió la jefa de la diplomacia estadounidense.

También tuvo palabras de recuerdo al embajador en Trípoli, Chris Stevens, "amigo de una Libia libre" que falleció el pasado 11 de septiembre junto a otros tres estadounidenses en un ataque de hombres armados contra el Consulado estadounidense en Bengasi.