El mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, reconoció hoy ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que el conflicto sirio va "de mal en peor" y reconoció que no espera que el Gobierno del presidente Bachar al Asad y la oposición inicien un diálogo pronto.

Brahimi señaló a los quince miembros del máximo órgano de decisión de la ONU que el Gobierno sirio sigue viendo la crisis como fruto de una "conspiración internacional" y aseguró que el país se enfrenta además en estos momentos a los graves efectos de la escasez de alimentos, informaron fuentes diplomáticas.