El mariscal de campo Joe Flacco volvió a mostrar su gran momento de juego y lideró a los Ravens de Baltimore al triunfo de 31-30 frente a los Patriots de Nueva Inglaterra en el último partido de la jornada dominical de la tercera semana de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

El duelo de la revancha del partido por el título de la Conferencia Americana (AFC) que disputaron ambos equipos la pasada temporada, el pateador Justin Tucker fue el que decidió la victoria de los Ravens con un gol de campo de 27 yardas cuando se consumían los últimos segundos del tiempo reglamentario.

Esta vez no hubo tanto en juego como sucedió el pasado enero cuando el equipo ganador, los Patriots, logró el pase para estar en el Super Bowl.

Pero los duelos entre ambos equipos siempre tienen todos los ingredientes de gran rivalidad y además ambos llegaban al partido con marca de 1-1, la derrota los dejaba en negativo.

Irónicamente en el partido del pasado enero fue un fallo del pateador Billy Cundiff de 32 yardas en los últimos segundos lo que hizo que los Ravens perdiesen el partido.

Todo lo contrario de lo que sucedió esta vez que Tucker --que le quitó el puesto a Cundiff en el campo de entrenamiento-- acertó con el gol de campo decisivo.

La acción de Tucker fue precedida por una interferencia de pase que le señalaron al esquinero Devin McCourty sobre el receptor abierto Jacoby Jones.

El entrenador en jefe de los Patriots, Bill Belichick, no quiso hablar directamente de los árbitros de reemplazo, pero dijo que las penalizaciones que hicieron sobre su equipo, en su mayoría, no tenían sentido.

"Quien haya visto el partido se dará cuenta que hay algo que no es normal en ese apartado del juego", comentó Belichick, que al concluir el partido sujeto por el brazo a un árbitro mientras éste intentaba seguir corriendo para irse a los vestuarios, acción sobre la que el entrenador en jefe de los Patriots no quiso comentar.

Baltimore ganó su décimo segundo partido consecutivo en casa teniendo a Flacco como su líder en la dirección del ataque y que ante los Patriots completó 28 de 39 pases para 382 yardas, mandó tres envíos que fueron de anotación, y le hicieron una interceptación para dejar en 117,7 su índice pasador.

Flacco supo aprovecharse a la perfección tanto por tierra como por aire de la inconsistencia de la defensa de los Patriots que bajaron su rendimiento con relación a las dos primeras semanas de competición.

El receptor abierto Torrey Smith, que estaba jugando menos de 24 horas después de la muerte de su hermano de 19 años de edad, en accidente de motocicleta, tuvo seis recepciones para 127 yardas y dos touchdowns, siendo otro de los jugadores decisivos en el triunfo de los Ravens (2-1).

"Horas antes del partido no sabía si realmente podría jugar, pero luego me ha servido de mucho salir al campo, donde no supe como podrían darse las cosas", declaró Smith. "Todo el apoyo recibido y el minuto de silencio que se le tributó a mi hermano es muy importante para mi y mi familia".

El ataque de los Patriots lo encabezó el mariscal de campo Tom Brady, que logró por trigésimo quinto partido consecutivo dar al menos un pase de anotación, la cuarta mejor marca en la historia de la NFL, pero al final siguió sin poder darle la victoria a su equipo.

Brady completó 28 de 41 pases para 335 yardas, hizo un envío de "touchdown" sin que tampoco le interceptasen ningún balón, pero los Patriots por primera vez desde la semana inicial de la temporada del 2003 tienen marca perdedora (1-2).