El Nápoles dejó escapar hoy dos importantes puntos en el codo a codo que mantiene con el Juventus de Turín por el liderato, al empatar a cero con el Catania en la cuarta jornada de la Primera División de la Liga italiana, en la que el Milán y el Inter cosecharon sendas derrotas.

El equipo napolitano desperdició la posibilidad de continuar igualado en la cabeza de la tabla con el Juventus, que ayer ganó al Chievo y tiene ya 12 puntos, y con el Lazio, que en el último partido de este domingo ante el Génova aún puede evitar la escapada en solitario de los turineses.

El Nápoles, ahora con 10 puntos, gozó de superioridad numérica desde el minuto 2 del partido, tras la expulsión por tarjeta roja directa del argentino del Catania Pablo Sebastián Álvarez por obstaculizar al uruguayo Edinson Cavani en una acción de ataque, pero no supo aprovechar esta circunstancia.

Por su parte, el Milán, que llegaba con una sola victoria frente a dos derrotas en el campeonato italiano, ofreció otra dosis de incertidumbre a su afición al perder por 2-1 con el Udinese, derrota que deja en la cuerda floja al técnico Massimiliano Allegri.

Los encargados de dar la puntilla al equipo milanés, que terminó con nueve jugadores por la expulsión del colombiano Cristian Zapata y Kevin-Prince Boateng, fueron el sueco Mathias Ranégie y el italiano Antonio di Natale, que marcó de penalti.

Esa pena máxima quitó la esperanza que la afición del Milán había recuperado con el empate logrado al poco de la reanudación del partido por el italiano de ascendencia egipcia Stephan El Shaarawy, el único "rossonero" en ver portería este domingo.

El Milán, que no pasó del empate a cero esta semana en su debut en la Liga de Campeones ante el Anderlecht, queda en la quinta posición por la cola con 3 puntos, tres puestos por debajo del Udinese.

El eterno rival de los "rossoneri", el Inter de Milán, también cayó derrotado, en este caso por 2-0 ante el Siena, en un partido que tuvo al delantero italiano Antonio Cassano y al holandés Wesley Sneijder como los mejores "nerazzurri", aunque no marcaran.

Quienes sí lo hicieron fueron los italianos Simone Vergassola y Francesco Valiani, autores de los goles del Siena en un resultado que hace caer al Inter un puesto en la clasificación, del quinto al sexto, con 6 puntos.

Bolonia y Pescara protagonizaron un animado encuentro que terminó con un empate a uno, con goles del italiano Alberto Gilardino para los locales y del colombiano Juan Fernando Quintero para los visitantes.

El Atalanta ganó por 1-0 al Palermo, mientras que en el partido adelantado al mediodía, el Sampdoria no pasó del empate a uno con el Torino, lo que supone los dos primeros puntos que dejan escapar esta temporada los genoveses, que mantienen la cuarta posición.

El Cagliari-Roma previsto para este domingo fue aplazado "sine die", después de que esta madrugada la Delegación del Gobierno en la capital sarda así lo decidiera por la intención del club local de dejar entrar a los aficionados al campo, tras haber vendido entradas para el mismo.

El Estado Is Arenas aún no cuenta con el permiso de las autoridades para permitir la entrada de público, lo que había confinado al Cagliari a jugar su primer encuentro como local esta temporada a puerta cerrada, después de haber disputado los últimos de la pasada en la ciudad de Trieste (noreste de Italia) tras dejar el viejo Estadio Sant'Elia.

En los dos partidos adelantados a este sábado, el Juventus venció por 2-0 al Chievo, mientras que el Parma arañó in extremis un punto al empatar a un gol con el Fiorentina, gracias a un tanto del chileno Jaime Valdés de penalti en el tiempo añadido.