Hokman Joma, el joven kurdo condenado a tres años de cárcel en España por lanzar un zapato al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, durante una visita a la ciudad española de Sevilla en 2010, ha pedido el tercer grado penitenciario que permite pasar el día fuera de prisión.

Joma pidió la suavización de sus condiciones penitenciarias al haber cumplido más de dos tercios de su condena.

Su abogado, Luis Ocaña, informó a Efe de que la petición será debatida el próximo 20 de octubre por la Junta de Tratamiento de la cárcel sevillana donde cumple condena.

Junto a la petición del tercer grado, que supondría que solo tenga que volver a la cárcel a dormir, Joma presentó una demanda de indulto al Consejo de Ministros en marzo de 2011, impulsado por la Asociación pro Derechos Humanos.

El joven kurdo, de 27 años, fue condenado a tres años de cárcel y 408 euros de multa por lanzar un zapato a Erdogan el 22 de febrero de 2010, cuando el primer ministro de Turquía salía de recibir un premio en el Ayuntamiento de Sevilla, aunque el mandatario no resultó alcanzado.

Su defensa sostuvo que no pretendía "transgredir la integridad física" del mandatario, sino llevar a cabo una protesta simbólica pero el tribunal que le juzgó consideró adecuada su condena por cuanto se trató de un "acto de acometimiento a una autoridad extranjera con reconocimiento en España de persona internacionalmente protegida".