El mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, que mañana comparece ante el Consejo de Seguridad de la ONU, y el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, alertaron de la "cada vez mayor amenaza" que supone para toda la región el agravamiento de la crisis en el país árabe.

"Ambos consideran que el empeoramiento de la crisis en Siria representa una amenaza cada vez mayor a la paz y la seguridad regionales", dijo el portavoz de la ONU, Martin Nesirky, en un comunicado distribuido hoy en la sede de la organización sobre el encuentro que Ban y Brahimi mantuvieron a última hora del sábado en Nueva York.

En la reunión, en la que el exministro de Exteriores argelino explicó al máximo responsable de la ONU los frutos de su primera misión a Siria y la región, ambos se centraron "en cómo responder ante los atroces niveles de violencia en Siria y en cómo avanzar hacia una solución política sin exclusiones" para el conflicto.

El representante especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria y Ban subrayaron la oportunidad que supone la presencia en Nueva York en los próximos días de los numerosos jefes de Estado y de Gobierno que acudirán a los debates de la Asamblea General para poner de manifiesto la gravedad de una crisis que dura más de año y medio.

"Los próximos días serán una oportunidad para exhortar a un mayor apoyo ante la grave crisis humanitaria que vive Siria y su impacto en los países vecinos", añadió el comunicado emitido ante el arranque de esos debates, en los que Ban ya ha dicho que espera que Siria esté "en lo alto de las prioridades" de todos los líderes.

La primera misión de Brahimi como sucesor de Kofi Annan lo ha llevado a Damasco, donde se reunió con el presidente Bachar al Asad y miembros de la oposición, y también a El Cairo y a visitar varios campamentos de refugiados en Turquía y Jordania.

Los pormenores de esa visita centrarán así mañana, un día antes de que arranquen los debates de la Asamblea General, su reunión a puerta cerrada con los miembros del Consejo de Seguridad, que esperan a "conocer más detalles" del camino que Brahimi quiere seguir en su labor mediadora, dijeron fuentes diplomáticas.

Según las mismas fuentes, Brahimi es consciente de que "hay muchas expectativas" ante lo que pueda lograr y debería presentar "en un tiempo" al máximo órgano internacional de seguridad unos "nuevos parámetros" para ajustar su trabajo a la nueva situación de "plena guerra civil" en la que está sumida Siria.

El mediador inició su labor como sustituto de Annan el 1 de septiembre y se enfrenta a una situación cada vez más grave sobre el terreno y en los países vecinos, así como a un Consejo de Seguridad que sigue dividido y paralizado ante un conflicto para el que la ONU no pronostica un fin cercano.

La agenda preparada por la ONU para la Asamblea General no incluye ninguna cita en concreto sobre Siria, pero se espera que la cumbre centrada en Oriente Medio que ha planeado el Consejo de Seguridad para el miércoles 26 de septiembre sirva para que sus miembros expongan de nuevo sus distintas visiones.

Además, Estados Unidos ha convocado en Nueva York una reunión del Grupo de Amigos de Siria para el próximo viernes, 28 de septiembre.