El dominio de los Falcons de Atlanta fue total ante los Chargers de San Diego y, con el mariscal de campo Matt Ryan de líder, vencieron fuera de casa por el amplio resultado de 3-27, con lo que se mantienen invictos en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Ryan hizo tres pases de anotación a tres receptores diferentes y el profundo Thomas DeCoud realizó dos intercepciones y recuperó un balón suelto para los Falcons (3-0), que siguen líderes en la División Oeste de la Conferencia Nacional (NFC) y son los únicos que siguen sin cosechar una derrota, junto a los Cardinals de Arizona.

El mariscal estelar de los Falcons completó 30 pases en 40 intentos para 275 yardas, con su primera interceptación de la temporada y un índice pasador de 107,8 yardas.

El gran trabajo de Ryan permitió a los Falcons mejorar su marca a 6-0 en los partidos disputados en San Diego.

Ryan lanzó pases de 'touchdown' de ocho yardas al corredor Jacquizz Rodgers, de siete yardas al 'tight end' cubanoamericano Tony Gonzalez y de nueve yardas al receptor abierto Julio Jones.

Las primeras dos anotaciones llegaron precedidas de marchas de 80 y 96 yardas, respectivamente, de avance de los Falcons.

La defensa de los Falcons tuvo un nombre propio, DeCoud, que consiguió los tres robos del equipo y, junto al balón suelto recuperado por el 'safety' William Moore en el último cuarto, extendieron el diferencial de balones perdidos y recuperados de los Falcons a +10, el más alto de la NFL.

Los Chargers fueron el tercer equipo de la AFC Oeste que pierde con Atlanta esta temporada, después de haberlo hecho antes los Chiefs, de Kansas City, y los Broncos, de Denver.

El corredor Ryan Mathews debutó esta temporada con los Chargers y estuvo acertado hasta que perdió un balón dentro de la yarda cinco de los Falcons, después de recibir un golpe del 'linebacker' Sean Witherspoon.

Esa jugada precedió a la gran marcha de 17 jugadas y 96 yardas, que consumió 7 minutos con 59 segundos en el reloj de juego y que fue coronada por la recepción de 'touchdown' de Gonzalez, con la que los Falcons sentenciaron el partido.