Al menos once soldados del régimen sirio y cinco rebeldes murieron hoy en enfrentamientos en la aldea de Al Bazmo, en la provincia septentrional de Alepo, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los choques estallaron cuando los insurgentes atacaron con proyectiles de mortero un puesto militar a la entrada de la citada localidad, indicó el grupo opositor en un comunicado.

La red de activistas Comités de Coordinación Local confirmó los enfrentamientos y agregó que al menos tres personas perdieron la vida y decenas resultaron heridas por los intensos bombardeos que lanzaron las tropas gubernamentales.

Además, este grupo y la Comisión General de la Revolución Siria apuntaron la muerte de nueve personas de una misma familia por bombardeos en el barrio de Al Moyasar, en la misma ciudad de Alepo, considerada el centro económico del país.

Los barrios de Al Qateryi, Al Shear, al Sajur, al Arqu, Hanano y Al Marya, todos ellos en Alepo, también fueron escenario de bombardeos, mientras que los rebeldes y las fuerzas del régimen se enfrentaron en el de Al Yandul.

Los combates también se libraron en otras localidades de la mencionada provincia como en Orum al Garbi y Al Qubra, donde los opositores armados atacaron un puesto de control militar, según los grupos opositores.

A las afueras de Damasco, dos personas murieron en bombardeos del Ejército contra la localidad de Al Ziabia y hubo choques y explosiones en la de Zamalka, explicaron los Comités.

Mientras, en la provincia septentrional de Raqa, los rebeldes se hicieron con el control de un cuartel de la Seguridad Militar en la localidad de Tel Abiad, fronteriza con Turquía, pero luego se retiraron debido a los fuertes bombardeos sobre el lugar.

El conflicto que vive Siria desde marzo de 2011 ha causado unos 25.000 muertos, mientras que 2,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y más de 250.000 se han refugiado en los países vecinos, según cifras de Naciones Unidas.