El encarcelado expresidente de Perú Alberto Fujimori, que se encuentra internado desde el miércoles en una clínica por presentar problemas de cicatrización tras una cirugía en la lengua, agradeció a sus seguidores por las muestras de preocupación por su salud.

En un mensaje escrito a mano y publicado hoy desde la cuenta de Facebook de su hijo menor, el congresista Kenji Fujimori, el exmandatario sentenciado a 25 años de prisión por la autoría mediata de 25 asesinatos y dos secuestros durante su Gobierno (1990-2000) destacó el cariño a sus partidarios.

"Hasta mi habitación de esta clínica han llegado sus voces, sus muestras de cariño y buenos deseos por mi recuperación. Quiero agradecerles de forma muy especial a todos ustedes que han estado pendientes de mi salud", afirmó Fujimori.

El mensaje es acompañado por dos fotos de Fujimori: una donde está investido con la banda presidencial, en sus épocas de mandatario, y la segunda donde se lo ve con una bata blanca de hospital y con un aspecto más demacrado.

El exmandatario, de 74 años, fue operado el 23 de agosto pasado por una lesión recurrente en la lengua llamada leucoplasia, con lo que sumó su quinta intervención quirúrgica en esa área.

Fujimori, quien se encuentra con dieta líquida, presentó complicaciones en la cicatrización al abrirse la herida, por lo que fue internado para que se determine si necesita otra operación.

El jueves, la justicia chilena decidió ampliar los cargos de la extradición de Fujimori a Perú en 2007 por el caso denominado "Diarios Chicha".

En una resolución de primera instancia, la jueza de la Corte Suprema chilena María Eugenia Sandoval aprobó "la petición de extradición solicitada por el Gobierno del Perú por el delito contra la administración pública-peculado".

El Gobierno peruano considera que Fujimori supo que las autoridades de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional y del Sistema de Defensa Nacional desviaron fondos económicos asignados por el Tesoro Público por un monto aproximado de 122 millones de soles (unos 46,9 millones de dólares al cambio actual) para su campaña de reelección en 2000, mientras que sus seguidores defienden su inocencia.

El fallo, firmado el pasado 14 de septiembre, debe ser revisado por la Segunda Sala de la Corte Suprema de Chile, que tiene la última palabra.