Un portavoz del primer ministro de Pakistán ha condenado las declaraciones del ministro de Ferrocarriles, Ghulam Ahmed Bilour, que ofreció 100.000 dólares (77.000 euros) a quien asesine al autor del vídeo que denigra la figura de Mahoma.

En declaraciones a la BBC, Shafqat Jalil señaló que el Gobierno de Pakistán "se desvincula absolutamente" de las declaraciones de Bilour.

Fuentes del partido al que pertenece el ministro, el Partido Nacional Awami (ANP), que forma parte del gobierno de coalición en Pakistán, señalaron también a la cadena británica que las manifestaciones de Bilour lo fueron a título personal y que no responden a una política de partido, aunque añadieron que no tomarían medidas contra él.

En una rueda de prensa celebrada en la ciudad noroccidental de Peshawar, el ministro afirmó ayer, sábado, que es consciente de que instar al asesinato supone un delito, pero sentenció que está listo para cometerlo, según los diarios "Dawn" y "Express Tribune".

"Si existe alguna causa interpuesta contra mí en una corte internacional o nacional, pediré al pueblo que me entregue", declaró Bilour, que justificó su medida al afirmar que es el único modo de amedrentar a los blasfemos.

El ministro de Ferrocarriles solicitó el apoyo de los talibanes y de la red terrorista Al Qaeda y pidió a "los ricos que pongan a disposición de la causa todo su dinero, para que así el asesino pueda ser bañado en oro y dólares".