El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, encabezó hoy una multitudinaria concentración de simpatizantes del grupo oficialista, Alianza País (AP), en Quito, para agradecer el apoyo electoral que permitió la inscripción de su movimiento a los comicios del próximo año.

El mandatario advirtió en el mitin, que congregó a unas 20.000 personas, que la oposición emprenderá una campaña para afectar la carrera electoral de AP, que aún no ha formalizado la postulación presidencial, aunque todo apunta a que presentará a Correa para la reelección.

El jefe del Estado agradeció el apoyo de la población en el proceso de presentación de firmas de adhesión, un requisito electoral que se entrampó en un escándalo por la falsificación y alteración de rúbricas en los registros entregados por varios grupos políticos.

La concentración se efectuó en la avenida Shyris, en el centro comercial de Quito, donde AP suele convocar a actos políticos y que ahora lució verde, como el color que identifica al grupo oficialista.

Correa dijo que el escándalo por la adulteración de firmas presentadas ante el Consejo Nacional Electoral, del que AP salió bien librado, puede ser el "preludio" de una "campaña" de "incidentes" desde la oposición.

Para el mandatario, la derecha opositora cuenta ahora con el apoyo de varias medios de información para resonar los eventuales escándalos y no descartó una "unión incestuosa" entre ellos para atacar al oficialismo.

"A prepararnos para una campaña durísima", alertó Correa a sus seguidores, y dijo temer que entre los mayores opositores durante ese periodo surja la prensa.

"Nunca más dejarnos engañar por esta prensa corrupta" que "será nuestro principal adversario en la próxima campaña", insistió el mandatario.

No obstante, expresó su esperanza de que el oficialismo volverá a vencer en los comicios a la coalición entre la "prensa corrupta, partidocracia, poderes imperiales, burocracias internacionales y todos estos grupos que se han opuesto sistemáticamente a nuestra revolución, al progreso de la patria".

Pese a que la muchedumbre arengó por su reelección presidencial, Correa dijo que no sabe si será el candidato oficialista, "Estaré donde la exigencia histórica así lo imponga", añadió al recordar que Alianza País establecerá las candidaturas en una asamblea próxima.

"Nuestra revolución, con cualquier persona a la cabeza, debe continuar", apuntó el mandatario que volvió a pedir a la población que no caiga en el supuesto engaño que pretende hacer la derecha opositora.

La generación de un ambiente de intranquilidad durante la campaña, podría ser aprovechada para "que los mismos de siempre se presenten como salvadores" de la patria, dijo en referencia a los opositores.

Identificó al candidato presidencial Guillermo Lasso, un banquero que fue ministro durante el Gobierno del expresidente Jamil Mahuad, cuando se desató la peor crisis financiera de la historia del país.

Llamó a sus simpatizantes a redoblar el trabajo organizativo en las bases para consolidar el amplio respaldo popular del que goza, aunque señaló que AP no sólo debería apuntalar la campaña presidencial, sino también para obtener "una amplia mayoría en la Asamblea Nacional" o Legislativo.

Finalmente, Correa volvió a agradecer a sus correligionarios por la recolección de firmas, con las que AP fue calificada para participar en los próximos comicios de febrero de 2013, con casi cinco veces más el número mínimo de 158.000 rúbricas requeridas en la ley electoral.