La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) anunció hoy que el incendio que se produjo la noche del pasado viernes en una refinería del centro del país finalmente fue extinguido después de que un equipo de 200 bomberos combatiera las llamas durante unas 50 horas.

"A las 11.45 hora local (4.15 GMT) de la noche de este viernes, se extinguió el incendio registrado en el tanque de nafta 170x5, situado en el área de almacenamiento de la Refinería El Palito (REP), producido por una descarga eléctrica atmosférica la noche del pasado miércoles 19 de septiembre", dice un comunicado de PDVSA difundido hoy.

El documento cita declaraciones del vicepresidente de Refinación, Comercio y Suministro de PDVSA, Asdrúbal Chávez, en las que señala que "durante 50 horas, más de 200 bomberos valientes y profesionales, laboraron día y noche (...) hasta lograr la extinción definitiva del incendio".

El incendio en El Palito se produce menos de un mes después de que una explosión por una fuga de gas en la refinería de Amuay (noroeste) provocara un incendio que duró varios días y que produjo derrumbes en viviendas de los alrededores que dejaron un saldo de al menos 42 muertos.

El presidente de PDVSA y ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, anunció el jueves pasado que el fuego en El Palito estaba controlado y que la refinería operaba normalmente.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aseguró ese mismo día que su Gobierno no tiene "ninguna evidencia" que indique que el incendio de la refinería de El Palito, ubicada en la ciudad de Puerto Cabello, estado Carabobo (centro-norte) se deba a algún acto de sabotaje y llamó a la calma.

Chávez admitió, sin embargo, que "es muy extraño" que este incendio se haya producido a días de haber ocurrido la explosión en la refinería de Amuay.

El Palito tiene una capacidad para procesar unos 135.000 barriles diarios de petróleo, una parte de los cuales se destina al mercado local y el resto va para exportación.