La decisión del ministerio afgano de Interior de prohibir la circulación de periódicos paquistaníes en Afganistán pretende evitar que los talibán y otros movimientos radicales puedan influir negativamente a la opinión pública local, confirmó hoy a Efe una fuente oficial.

"Todos los periódicos paquistaníes están prohibidos desde el miércoles, porque los taliban y otros insurgentes usan sus páginas para difundir propaganda en contra del Gobierno afgano", dijo un funcionario del ministerio de Interior que pidió no ser identificado.

El viernes, el citado ministerio había difundido un comunicado en el que explicaba que la medida atiende a las recomendaciones de analistas de Interior y de los jefes de seguridad de las provincias orientales afganas de Kunar, Nangarhar y Nuristán, fronterizas con Pakistán.

El portavoz del gobernador de Nangarhar, Ahmad Zia Abdulzai, señaló a la agencia local Pajhwok que su Gobierno ha sido informado de la prohibición por el Ejecutivo central, aunque aún no han recibido una notificación formal.

En la nota de Interior, recogida por la agencia local AIP, se justifica la medida al afirmar que "estos periódicos sirven de herramienta para difundir la propaganda talibán y publican información en contra del interés nacional y del pueblo afgano".

Para el ministerio afgano de Interior, los periódicos del país vecino tienen como objetivo atacar a las tropas afganas y buscan cambiar el modo de pensar de los afganos, "lo que es una clara violación de la libertad de expresión en el país".

Esos periódicos están escritos en inglés o en pastún y, según critica AIP, algunos de estos últimos, como el diario Wahdat -que se publica en la localidad noroccidental paquistaní de Peshawar-, informan de manera plural sobre las diferentes partes en conflicto.

La convulsa ciudad de Peshawar, con unos tres millones de habitantes, es la capital de la provincia paquistaní de Khyber-Pakhtunkhwa y está muy cercana a las conflictivas áreas tribales fronterizas con Afganistán.

Esas regiones, que nunca han estado bajo completo dominio del Estado, sirven de refugio a facciones taliban, grupos yihadistas y miembros de la red terrorista internacional Al Qaeda, que realizan incursiones frecuentes a Afganistán para combatir contra las fuerzas afganas y de la OTAN.