El juego de equipo de la selección de España volvió a brillar en el partido de clasificación para la tercera edición del Clásico Mundial de Béisbol después de ganar por paliza de 13-3 a la de Sudáfrica.

La victoria dejó a España con marca de 2-1 dentro del primer grupo de clasificación, y jugará, el domingo --como se esperaba--, ante Israel (2-0) el partido de la final de clasificación que decidirá al equipo que logre el pase para estar en la competición de la tercera edición del Clásico Mundial.

España, que no pudo pasar directamente a la final porque perdió con Israel por 4-2, no tuvo ningún problema para superar a Sudáfrica que llegó a partido mermada de fuerzas físicas después que en partido de viernes ante Francia fue aplazado hasta tres horas por causa de la lluvia y al final no se pudo concluir.

Lo hicieron en la jornada matinal del sábado y Sudáfrica ganó por 5-2 al combinado nacional galo al anotar tres carreras en la undécima entrada.

Luego le tocó volver al diamante para enfrentarse a España, y el equipo europeo impuso desde el inicio su mejor clase tanto desde el montículo, con el bate y en las acciones defensivas del partido que se disputó en el Roger Dean Stadium, de Jupiter (Florida).

España sólo esperó al segundo episodio cuando comenzó con los fuegos artificiales y consiguió racimo de cuatro carreras, lo mismo que hizo en el tercero para dejar sentenciado el partido que definió en el noveno con otras tres anotaciones que completaron la paliza a Sudáfrica (1-2), que no tenía nada que aportar en el diamante.

El jardinero derecho Yasser Gómez se fue de 5-4 con tres carreras impulsadas y dos anotadas, mientras que otros tres jugadores, el bateador designado Blake Ochoa, el tercera base Jesús Golindano y el el segunda Francisco Figueroa también produjeron dos carreras cada uno.

El campocorto Yunesky Sánchez, el receptor Adrián Nieto el jardinero izquierdo Gabriel Suárez se encargaron de pisar dos veces la registradora para España que fabricó 14 imparables

El trabajo desde el montículo lo lideró el abridor Ricardo Hernández (1-0), que lanzó cinco entradas dominantes en las que espació sólo dos imparables con una carrera sucia permitida, dio dos bases por bolas y receto cuatro ponches para quedarse con la victoria.

El relevista intermedio José Estebín Cruz trabajó tres episodios con eficacia y no permitió hit aunque le hicieron dos carreras sucias, regaló dos bases por bolas y abanicó a cuatro bateadores rivales.

Mazzotti se decidió por Manuel Olivera como el cerrador ideal para asegurar la victoria y acertó en todo porque el lanzador de origen mexicano sacó los tres últimos "outs" de partido a ritmo de conga y con la receta de tres ponches sin permitir hit ni anotación.

La derrota fue para el abridor Kieran M. Lovegrove (0-1), que sólo aguantó un episodio y un tercio para ser castigado con dos imparables y cuatro carreras limpias, regaló dos boletos sacó un ponche.

Los equipos nacionales de Sudáfrica, que cometió cinco errores ante España, y Francia (0-2) quedaron eliminados de la competición.

Mientras que España tendrá la oportunidad de tomarse la revancha por la derrota sufrida el viernes ante Israel con el primer base Nate Freiman como su verdugo al pegar un par de jonrones e impulsó las cuatro carreras del equipo hebreo.

"Aprendimos la lección ante Israel", comentó el italiano Mauro Mazzotti, piloto de la selección de España. "Sabemos que si está vez somos inteligentes desde el montículo podemos conseguir la victoria", valoró

Mazzotti dijo que el equipo español ha ido de menos a más y ahora conoce ya muy bien al de Israel al que no le hará ninguna concesión como hicieron en el del viernes, cuando permitieron a Freiman que batease en lugar de haberle dado bases por bolas.

"Llegaremos al partido en plenitud de forma mental y física para hacer nuestro mejor trabajo en el campo y conseguir el objetivo final que es la clasificación al mundial, agregó Mazzotti. "El equipo respondió en los momentos decisivos y estoy seguro que en la final sucederá lo mismo".