El pueblo de Haren, al norte de Holanda, está hoy en estado de alerta ante la situación creada por la fiesta de cumpleaños de una adolescente que envió por equivocación a través de Facebook la invitación a miles de personas, olvidándose de avisar de que se trataba de una celebración privada.

"Hoy no hay ninguna fiesta en Haren", advierte el Ayuntamiento de la localidad de 18.000 habitantes en su página de Internet.

Methe, la adolescente que hoy quería celebrar su "Dulce 16 Cumpleaños" con unos pocos amigos y su familia, ha salido de su casa acompañada de su madre y su domicilio está cercado de policías, que quieren evitar que la vivienda pueda ser ocupada por los alrededor de 10.000 jóvenes que esperan para la fiesta.

La joven se dio cuenta esta semana de que su invitación, en la que había puesto su dirección y todos los datos para dar con la casa, había sido enviada por equivocación a miles de usuarios Facebook, que a su vez hicieron del evento un acontecimiento de la red social, animando a desconocidos a acudir a la celebración.

"Cuando mi hija me explicó lo que estaba pasando, tardé en darme cuenta de su relevancia, pero enseguida avisamos a las autoridades", declaró el padre de la adolescente en la radio pública Radio1, donde hizo un llamamiento a los padres a que "tengan a sus hijos en casa, para evitar que esto acabe mal".

A pesar de que la invitación y la fiesta han sido anuladas, el proceso parece estar en una fase incontrolable y las autoridades locales quieren evitar un escenario como el que se describe en la película americana "Project X", donde se desmadra una fiesta multitudinaria convocada en las redes sociales.

La calle donde se encuentra la residencia de la familia ha sido cerrada, se le ha retirado la señalización incluso de su nombre ("Stationsweg") y la Policía intenta persuadir a algunos jóvenes que rondan por la zona de que regresen a sus casas.

"Dicen que no vengamos, pero me gustaría saber qué pasa, he venido a ver", dijo uno de los adolescentes curiosos a la televisión pública NOS.

Los jóvenes que se desplacen al pueblo serán guiados por la Policía hasta un estadio de fútbol para intentar mantener la situación bajo control", según la página de internet del diario local "Dagblad van het Noorden".

En la cercana ciudad de Groningen algunos cafés han anunciado la "continuación de la fiesta" y algunos cines han decidido proyectar la película "Proyect X" aprovechando la ocasión.

El año pasado 1.400 personas acudieron en Alemania a una fiesta de cumpleaños de una adolescente a la que se habían apuntado unos 10.000 jóvenes y que finalmente transcurrió sin incidentes graves.