El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, se reunió hoy en Buenos Aires con la mandataria argentina, Cristina Fernández, y se mostró dispuesto a resolver las "diferencias de la relación bilateral", aunque esquivó pronunciarse sobre la disputa comercial entre ambos países.

"Estamos en el interés de escuchar y recoger los temas que eventualmente hoy pudieran estar enmarcados en alguna diferencia de la relación bilateral con el propósito de darles solución", dijo Peña Nieto a periodistas tras el encuentro celebrado en la Casa Rosada.

"Hay algunos temas un tanto atorados en los acuerdos comerciales, como lo que tiene que ver con la producción de vehículos y no he querido fijar una posición hasta que no tengamos toda la información debida", continuó el vencedor de las elecciones mexicanas del pasado 1 de julio.

Argentina anunció en junio de este año la suspensión por tres años de la aplicación del Acuerdo de Complementación Económica en el sector automotor, con el argumento que la revisión de ese acuerdo entre Brasil y México impactó en la balanza comercial.

En respuesta, el Gobierno mexicano pidió el pasado agosto ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) la celebración de "consultas formales" con Argentina por las medidas, a su juicio "proteccionistas", que afectan a las exportaciones mexicanas.

La balanza comercial entre ambos países en el primer semestre de 2012 fue favorable a México, que registró un superávit de 631 millones, según datos del Centro de Economía Internacional de la Cancillería argentina.

Peña Nieto, quien asumirá la Presidencia de México el próximo 1 de diciembre, le transmitió a Fernández su intención de "fortalecer los lazos de amistad" en el marco "del acuerdo de asociación estratégica que hemos celebrado entre México y Argentina".

Además, el líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) aseguró haber abordado también temas de seguridad y se mostró partidario de "mantener la lucha frontal contra el crimen organizado y el narcotráfico".

En Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, medio centenar de mexicanos repudiaron la presencia del político en suelo argentino con pancartas y camisetas en las que podía leerse "No es mi presidente".

"Peña Nieto es un candidato que se impuso por un fraude electoral. Hay miles de evidencias sobre la compra de votos y sobre la participación del narco en su triunfo, por eso repudiamos su visita", explicó a Efe la mexicana Jazibe Vega, integrante del movimiento YoSoy132 en Argentina.

Peña Nieto llegó hoy de Chile, tras su paso previo por Guatemala, Colombia y Brasil y permanecerá en Argentina de visita privada hasta el domingo, antes de viajar el lunes a Lima, escala final de su gira latinoamericana.