Las fuerzas de seguridad paquistaníes están hoy en estado de alerta ante la previsión de manifestaciones masivas en el país con motivo del día oficial "de expresión de amor" por Mahoma, que ya ha desatado las primeras protestas en algunas ciudades.

Poco antes del mediodía (hora local), las escenas de mayor tensión se vivieron en las ciudades de Rawalpindi -vecina a la capital - y en la noroccidental de Peshawar, donde una turba atacó e incendió una sala de cine, según mostraron las cadenas locales.

En Islamabad, la Policía espera por la tarde concentraciones en protesta por el vídeo que denigra a Mahoma, y se prepara para disturbios como los de ayer, cuando medio centenar de personas resultaron heridas en choques entre la Policía y los manifestantes.

Un responsable policial, Zia Ulá, dijo a Efe que las fuerzas de seguridad se han desplegado en las zonas neurálgicas de Islamabad y de forma especial alrededor el enclave de las embajadas, que ayer tuvo que ser protegido en última instancia por tropas del Ejército.

Según la cadena local Geo, una fuerza paramilitar de élite, los "Rangers", han tomado posiciones cerca de la zona donde se concentran las principales legaciones diplomáticas.

La ira de muchos paquistaníes por el controvertido film producido en EEUU en el que se ridiculiza a Mahoma ha ido en aumento en los últimos días.

El primer ministro de Pakistán, Rajá Pervez Ashraf, pidió hoy a sus compatriotas que protesten pero de forma pacífica, que no ataquen ni las propiedades ni las personas, y recalcó que se mantengan a distancia de las embajadas.

El jefe de Gobierno realizó estas declaraciones en una alocución televisada con motivo del recién instituido día "de expresión de amor" por Mahoma, durante la cual criticó una vez más el polémico vídeo, del cual dijo que "es un producto del odio".