El primer ministro italiano, Mario Monti, animó hoy a su homólogo griego, Andonis Samarás, a proseguir con el saneamiento de las cuentas públicas de Grecia y la ejecución de las reformas necesarias, como condición esencial para restablecer el crecimiento económico y fomentar el empleo.

Así lo hizo saber el Gobierno italiano en una nota divulgada tras la reunión que Monti y Samarás mantuvieron este viernes en Roma, dentro de la ronda de contactos del primer ministro de Italia con algunos de los participantes en el congreso de la Internacional Demócrata de Centro (IDC), entre ellos el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Monti y Samarás "han insistido en su convicción sobre la absoluta necesidad de salvaguardar la integridad de la eurozona, estabilizar los mercados y proceder en el proceso de integración europeo según las líneas dictadas por el presidente (del Consejo Europeo, Herman) Van Rompuy", reza el comunicado.

Monti "ha elogiado el trabajo que el primer ministro Samarás está llevando a cabo y ha animado al Gobierno griego a seguir en esta dirección, consolidando las finanzas públicas y ejecutando todas las reformas necesarias, que son una condición esencial para restablecer el crecimiento económico y fomentar la ocupación", prosigue.

Este encuentro, según precisa el Ejecutivo italiano, se enmarca dentro de los frecuentes contactos que los líderes de la zona euro mantienen regularmente para abordar las posibles soluciones a la actual crisis y se ha organizado aprovechando el congreso de la IDC que tendrá lugar esta tarde en la sede de la Cámara de los Diputados de Italia.

Samarás fue el primer líder de la zona euro que recibió este viernes Monti, quien además se reunirá con el primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, y Rajoy, para después participar los cuatro junto a los jefes de Gobierno de Hungría, Víktor Orbán, y de Albania, Sali Berisha, en una comida de cortesía ofrecida por Italia.

La reunión entre Monti y Rajoy está previsto que comience en torno a las 12.30 hora local (10.30 GMT) y se celebrará en el lugar de ese almuerzo, la Villa Pamphilj de Roma, a diferencia de las entrevistas con Samarás y Kenny, organizadas en la sede de la Presidencia del Gobierno italiano, el Palacio Chigi.

Rajoy y Monti mantendrán su primer encuentro bilateral tras la visita del primer ministro italiano a Madrid el pasado 2 de agosto y el anuncio el 6 de septiembre por parte del Banco Central Europeo (BCE) de su programa de compra ilimitada de bonos de países con problemas.

Los dos mandatarios volverán a verse las caras en un momento en el que la presión en los mercados sobre la deuda de sus respectivos países se ha relajado ligeramente y cuando el Gobierno español aún no ha decidido si va a solicitar la compra de bonos por parte del BCE, toda vez que Italia lo ha descartado por el momento.

Los jefes de Gobierno de Italia y España, que celebrarán una cumbre bilateral el 29 de octubre en Madrid, podrán además abordar en Roma una posible posición común que llevar al Consejo Europeo de los próximos 18 y 19 de octubre en sintonía con la mantenida en la cumbre de Bruselas de finales de junio.