Un grupo de manifestantes libios contrarios a la proliferación de armas y a la presencia de milicias armadas en el país, asaltaron hoy en Bengasi, segunda ciudad de Libia, el cuartel de la milicia Abu Salim, y se lo entregaron a las fuerzas de seguridad.

Fuentes de seguridad indicaron a Efe que los milicianos de la brigada Abu Salim se retiraron del acuartelamiento, situado en la calle Gamal Abdel Naser, antes de la llegada de los manifestantes, que participaban en una protesta convocado hoy en la ciudad.

Varios miles de personas marcharon hoy por las calles de Bengasi, en el este de Libia, contra la proliferación de armas y la presencia de milicias armadas, y a favor de la reactivación de las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Según indicaron a Efe varios testigos, en la concentración, convocada por organizaciones civiles de la localidad y que arrancó a las 17.00 hora local (15.00 GMT) del hotel Tibesti, participaron varios miembros del Parlamento local.

La concentración se convocó diez días después del asalto al consulado de Estados Unidos en esta ciudad coincidiendo con una protesta contra la película "La inocencia de los musulmanes" que ridiculiza a Mahoma.

En el ataque a la legación diplomática, cuya autoría aún no ha sido esclarecida, murieron el embajador estadounidense, Christopher Stevens, y otros tres funcionarios.

Asimismo, coincide con la convocatoria en numerosos países musulmanes de nuevas concentraciones en contra de la grabación antiislámica y de unas caricaturas de Mahoma aparecidas la semana pasada en un semanario satírico francés.

Durante la protesta, los participantes portaban pancartas en las que se podía leer "Bengasi se merece algo mejor", "No a las milicias armadas" o "Sí a la integración de los rebeldes en el Ejército".