La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, señaló hoy que para salir de la crisis de la eurozona es necesario asegurar "las expectativas de lo que Europa será en los próximos años", además de establecer las bases de una unión bancaria y fiscal.

"Esta visión tiene que ver con la confianza en una zona monetaria real que esté complementada por una unión bancaria y fiscal", dijo Lagarde en una entrevista publicada en la revista del organismo internacional.

"No estoy sugiriendo que tiene que ocurrir ya, pero tiene que haber una cierta seguridad en las expectativas de lo que Europa será en los próximos años", explicó

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) valoró "los acciones de corto plazo adoptadas en Europa a partir de la aplicación del marco expuesto por el Banco Central Europeo (BCE)", de posible compra de deuda soberana, pero exigió avanzar aún más en la integración fiscal y bancaria.

Lagarde, que ofrecerá el próximo lunes una conferencia en Washington a modo de prólogo de los encuentros del FMI y el Banco Mundial que tendrán lugar del 9 al 14 de octubre en Tokio, instó además a "garantizar un plan a medio plazo para EE.UU. y Japón", que afrontan problemas fiscales.

Especialmente, advirtió sobre la situación fiscal de Estados Unidos.

"Estados Unidos tiene una serie de desafíos a corto y medio plazo, ninguno de los cuales está adecuadamente encarado actualmente", indicó en relación con el llamado "precipicio fiscal" previsto para comienzos de 2013 debido a la posible entrada en vigor de bruscos recortes de gastos y aumentos de impuestos para contener el déficit.

A nivel global, explicó que las autoridades deben "asegurarse de que algunos de los temas que realmente generaron la crisis hace cinco años son realmente enfrentados, no solo parcialmente. Estoy pensando particularmente en el sector financiero".

"No se trata solo de diálogo de cooperación, sino de acciones de cooperación para aplicar algunas de las decisiones tomadas y otras que tienen que tomarse", aseguró Lagarde.

Por último, subrayó que la ralentización de las economías emergentes contribuye al aumento de la incertidumbre global.

"Estamos viendo ahora cómo las economías emergentes están siendo afectadas por la crisis global con un menor crecimiento, ciertamente todavía hay un elevado crecimiento en China o si se mira a India o Brasil, pero más lento, menor en todos los casos", destacó.

Durante los encuentros de Japón, el organismo internacional ofrecerá sus nuevas previsiones de crecimiento para la economía mundial y presentará sus análisis sobre los principales desafíos que afronta.