El Tribunal Intermedio de Chengdu (centro) que juzga al vicealcalde de Chongqing Wang Lijun, hasta el pasado año "mano derecha" del destituido dirigente chino Bo Xilai, dictará sentencia el lunes a las 8:30 (00:30 GMT), informó a Efe la abogada del acusado, Wang Yuncai.

Wang Lijun, acusado de cuatro cargos, entre ellos deserción y abuso de poder, acudió al Consulado de EEUU en Chengdu el pasado febrero, donde, presuntamente, denunció la mala praxis de su jefe y vinculó a su esposa, Gu Kailai, con la muerte del empresario británico Neil Heywood el pasado noviembre.

Según el acta del juicio, publicado por la agencia de noticias Xinhua el pasado miércoles, Wang pidió allí asilo político alegando "encontrarse bajo amenaza por sus investigaciones en casos criminales".

Este documento también añade que, antes de intentar refugiarse en la legación, Wang le dijo al "entonces jefe del PCCh en Chongqing (Bo Xilai)" que su esposa era "altamente sospechosa" del crimen, tras lo cual el ex líder le recriminó y le propinó un bofetón.

La mención de Bo en el acta judicial -por primera vez- abre la posibilidad de que se le impute por delitos como encubrimiento del crimen de su esposa o abuso de poder, aunque de momento sólo está siendo investigado por violar la disciplina del Partido.

El episodio del Consulado fue el detonante del mayor escándalo político chino en décadas, tras el cual, y de forma paulatina, Bo fue destituido, Gu acusada de homicidio y posteriormente condenada a la pena de muerte suspendida (lo que en la práctica evita la ejecución) y Wang imputado.

Los analistas esperan que Wang reciba una pena relativamente benévola -pese a que la deserción es delito penable con la muerte en China-, dado que Bo intentó destapar el asesinato de Gu, uno de los argumentos esgrimidos por la Fiscalía, que ha solicitado con insistencia una "condena mitigada" para el antiguo funcionario.

La abogada del ex jefe de Policía, en todo caso, señaló a Efe que "no era conveniente" aventurar una posible sentencia.

La sugerida clemencia hacia Wang y el hecho de que Bo haya sido mencionado de forma inaudita dentro del caso criminal, podría hacer que se invirtiesen las tornas y que el policía, hasta ahora el "chivo expiatorio", salga mejor parado que su ex jefe.

Una vez se conozca el veredicto el lunes se espera que comience a aclararse el destino de Bo, quien hasta el inicio del escándalo estaba visto como uno de los principales candidatos a entrar en el Comité Permanente -la cúpula del Partido Comunista- cuando éste se renueve en el XVIII Congreso de finales de año.