La reunión entre el presidente de Paraguay, Federico Franco, y el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, será el próximo día 25 en Nueva York, informó hoy el canciller paraguayo, José Félix Fernández Estigarribia.

En una rueda de prensa junto con el mandatario y otros ministros, Estigarribia concretó que la entrevista tendrá lugar al mediodía en la sede de la ONU al dar detalles de la agenda de Franco durante su estancia en Nueva York para la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El canciller informó de que Franco y Rajoy tratarán sobre la próxima Cumbre Iberoamericana, que se celebrará en la ciudad de Cádiz a mediados de noviembre próximo.

"El presidente ha aclarado que no se ha recibido invitación de España hasta este momento" para asistir a la cumbre, añadió Estigarribia.

"Nosotros hemos solicitado que ese tema se trate con el primer ministro de España, el señor Rajoy, y vamos a tener una entrevista, confirmada" para el martes, "y ahí veremos el resultado de esa conversación", precisó.

Franco, que con este viaje efectuará su primera salida al exterior desde que asumió la Presidencia, el pasado 22 de junio, tiene previsto pronunciar su discurso ante la Asamblea el jueves próximo.

La comitiva paraguaya viajará a Nueva York el próximo domingo, día en que Franco se entrevistará con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Al día siguiente, el lunes 24, tendrá un encuentro con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, antes de acudir a recepciones del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el expresidente Bill Clinton.

El martes, además de su reunión con Rajoy, Franco acudirá a la apertura del debate de la Asamblea General y se entrevistará con el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

Al día siguiente, el mandatario paraguayo se reunirá por separado con sus colegas de Panamá, Ricardo Martinelli, y Guatemala, Otto Pérez Molina. La agenda de Franco incluye otras reuniones oficiales y encuentros con directivos de empresas.

El presidente paraguayo asumió el cargo el 22 de junio tras el juicio político en el que Fernando Lugo fue destituido de la Presidencia.

Una semana después Paraguay fue suspendido como miembro del Mercosur y la Unasur, por el "quiebre democrático" que los países vecinos percibieron en la destitución de Lugo por el Congreso.