El Consejo de Seguridad de la ONU pidió hoy "voluntad política" a los presidentes de Sudán, Omar Hasán Al Bachir, y de Sudán del Sur, Salva Kiir, ante la cumbre que celebran el domingo en Adis Abeba, en la que les pidió que avancen para cerrar los asuntos pendientes tras la independencia del sur.

"Dados los graves asuntos que quedan sin resolver, los miembros del Consejo exhortan enérgicamente a los negociadores a continuar el trabajo intensivo para resolver todos los asuntos pendientes", señalaron los miembros del máximo órgano internacional de seguridad en un comunicado acordado por unanimidad.

El Consejo recibió "con beneplácito" la cumbre que Al Bachir y Kiir mantendrán en Etiopía y les recordó que es su "responsabilidad" la de "demostrar voluntad política para ratificar los avances logrados hasta ahora y zanjar las diferencias restantes para lograr la exitosa conclusión de las negociaciones este 23 de septiembre".

Destacó sobre todos los aspectos "la urgencia" existente para que ambos líderes lleguen a un acuerdo para establecer el mecanismo de verificación en la desdibujada frontera que divide a las dos naciones africanas.

Además, los miembros del Consejo de Seguridad reiteraron su "grave preocupación ante la rapidez con que empeora la situación humanitaria en los estados sudaneses de Kordofán del Sur y el Nilo Azul", por lo que pidieron a todas las partes que permitan inmediatamente el acceso de ayuda humanitaria.

Kordofán del Sur es uno de los estados con mayor valor estratégico de Sudán, ya que es el más rico en petróleo que le queda al régimen de Jartum desde la independencia de Sudán del Sur, en julio de 2011.

La lucha en esta provincia entre el Ejército sudanés y los rebeldes, que según Jartum reciben apoyo de Sudán del Sur, comenzó el 5 de junio de 2011 y ambos bandos firmaron en Etiopía un acuerdo de alto el fuego, que no ha sido respetado.

Los presidentes de Sudan y Sudán del Sur llegan a este nuevo encuentro del domingo después de alcanzar un acuerdo el pasado agosto sobre las tasas que el sur debe pagar por el tránsito de su petróleo por los oleoductos del norte, un asunto que ha llevado a intensos enfrentamientos en áreas fronterizas.

Las tensiones entre ambas naciones protagonizarán además una cumbre de alto nivel en la ONU el 27 de septiembre, en el marco de los debates públicos de la Asamblea General de Naciones Unidas, en la que se prevé que participen distintos jefes de Estado y Gobierno, además de varios ministros.