La Organización Mundial del Comercio (OMC) anunció hoy la rebaja en más de un punto porcentual de sus previsiones de crecimiento del comercio mundial para el año 2012 (del 3,7 al 2,5 %) y para el año 2013 (del 5,6 al 4,5 %).

La OMC revisó sus previsiones del pasado mes de abril debido a "los fuertes vientos en contra de la economía global", con datos poco positivos en las economías de Estados Unidos, China y Europa.

Los datos sobre producción y empleo en Estados Unidos "siguen decepcionando", y los índices de producción y compra en China "apuntan a un crecimiento más lento del primer exportador mundial", destacaron los economistas de la OMC en un informe.

A eso hay que sumar que "la crisis de deuda soberana europea no ha cedido, haciendo más dolorosos los ajustes fiscales en las economías de la zona periférica del euro y avivando la volatilidad".

"Todos estos factores -según la OMC- han contribuido a un debilitamiento del crecimiento comercial, ralentizándolo casi hasta el mínimo en el segundo trimestre del año".

En relación con estas cifras, el director general de la OMC, Pascal Lamy, declaró desde Singapur, donde participa en una conferencia, que "en un mundo crecientemente interdependiente, las sacudidas económicas en una región se propagan rápidamente a otras".

En este contexto, Lamy consideró que "las medidas anunciadas recientemente para reforzar el euro e impulsar el crecimiento en Estados Unidos son especialmente bienvenidas".

"Pero hay que hacer más. Necesitamos renovar el compromiso de revitalizar el sistema comercial multilateral que puede restaurar la certidumbre económica en un momento en el que tanto la necesitamos", dijo Lamy, en un nuevo llamamiento contra el proteccionismo.

Según los nuevos datos de la OMC, el comercio mundial, medido en términos de la media de exportaciones e importaciones, creció un 0,3 % entre abril y junio de este año en comparación con el primer trimestre y un 1,2 % en términos interanuales.

La ralentización del comercio en el primer semestre fue consecuencia de una "desaceleración aún más fuerte de las importaciones en los países desarrollados y por la correspondiente debilidad en las exportaciones de las economías en desarrollo".

Para el conjunto de 2012, la OMC prevé ahora que las exportaciones de las economías avanzadas aumenten un 1,5 % (frente a una previsión anterior del 2 %) y que la expansión en las economías emergentes sea del 3,5 % (frente al 5,6 % previsto en abril).

En cuanto a las importaciones, habrá prácticamente un estancamiento (un 0,4 %, frente al 1,9 % previsto hace cinco meses) en los países ricos y un crecimiento más sólido entre las economías en desarrollo (un 5,4 %, frente al 6,2 % de la anterior previsión).

En cuanto a 2013, la OMC afirma que sus previsiones son estimativas basadas en dos elementos principales: que las políticas adoptadas eviten la ruptura del euro y que haya un acuerdo para estabilizar las finanzas públicas estadounidenses, lo que evitaría recortes y subida de impuestos en la principal economía del mundo.

En este contexto, los economistas de la OMC prevén que el comercio mundial se recuperará, con las exportaciones creciendo un 3,3 % en los países desarrollados y un 5,7 % en los emergentes, y con las importaciones aumentando un 3,4 % y un 6,1 %, respectivamente.