La India probó hoy con éxito su misil balístico tierra-tierra Agni III, con capacidad nuclear y un alcance de 3.000 kilómetros, informaron fuentes oficiales.

La prueba tuvo lugar en una base militar del Estado de Odisha, en el este del país y escenario frecuente de este tipo de ensayos.

El lanzamiento se produjo desde las instalaciones que la Organización para del Desarrollo e Investigación de la Defensa (DRDO) tiene en las cercanías de la localidad de Dhamra, en el distrito de Bhadraken.

El ensayo se registra dos días después de que desde la misma base la India probara el miércoles también con éxito el misil tierra-tierra Agni IV, con un alcance cercano a los 4.0000 kilómetros y capacidad nuclear.

La India mantiene desde hace años una carrera armamentística con su vecino Pakistán, que también posee armas nucleares y es su principal rival en el subcontinente indio.

Además del seguimiento a Pakistán, el mando militar indio tampoco pierde de vista las capacidades nucleares de la asimismo vecina China.

Pekín está a unos 3.000 kilómetros de la frontera con India, que también está desarrollando el Agni V, con un alcance estimado en los 5.000 kilómetros.