Los líderes de los partidos liberal (VVD) y laborista (PvdA), Mark Rutte y Diederik Samsom, respectivamente iniciaron hoy las negociaciones para formar un nuevo Gobierno en Holanda, después de haber sido las dos fuerzas políticas más votadas en las últimas elecciones legislativas.

El exministro de Finanzas laborista Woute Bos y el exministro de Asuntos Sociales, el liberal Henk Kamp, los denominados "informadores", serán los encargados de mediar en las conversaciones.

Además, tanto Rutte como Samsom están acompañados cada uno por una persona de confianza: Stef Blok en el caso del liberal y Jeroen Dijsselbloem en el caso del laborista.

Los líderes políticos han anunciado que las negociaciones se producirán en total silencio mediático, mientras que sus respectivos grupos parlamentarios, que finalmente tienen que dar el visto bueno a los pactos, irán siendo informados a medida que se vayan alcanzando consensos.

Algunos expertos estiman que dada la buena disposición de los dos líderes a conseguir acuerdos, las negociaciones podrían llegar a buen puerto en cuestión de semanas.

"No vamos a negociar todos los puntos hasta el último detalle, sino que iremos en bloques; en uno haremos concesiones los liberales y en otro el PvdA", dijo ayer el primer ministro en funciones Rutte durante un debate parlamentario, en el que ambos líderes se mostraron confiados en la formación rápida de un Gobierno "estable".

El VVD y el PvdA (41 y 38 escaños respectivamente) han descartado la posibilidad de que un tercer partido refuerce la coalición, contando amabas fuerzas con mayoría en el Parlamento (150 asientos) pero no en el Senado.

Holanda, el país de los pactos políticos por excelencia, no ha tenido un Gobierno bipartito desde 1989, según recordó Rutte el jueves durante el debate parlamentario.

Los liberales y los laboristas no gobiernan juntos desde las legislaturas del laborista Wim Kok (1994-2002), aunque en esa ocasión contaron también con el apoyo de los liberales de izquierda (D66).

A petición de la Cámara Baja, es la primera vez que la reina Beatriz de Holanda no participa en el proceso de formación de Gobierno en Holanda, en el que el Parlamento ha decidido llevar la batuta.

Holanda celebró el pasado 12 de septiembre elecciones anticipadas después de que el anterior Gobierno de centro derecha fracasase el pasado mes de abril a causa de la retirada de apoyo del partido antimusulmán (PVV) a un paquete de medidas de ahorro para ajustar el déficit del Estado.