El hombre que entró hoy armado en un edificio de oficinas en Pittsburgh (Pensilvania) donde tomó un rehén y dijo tener una bomba se entregó después de seis horas, según informó la Policía.

El sospechoso, que fue identificado como Klein Michael Thaxton, de 22 años, se encuentra en buenas condiciones y ha quedado bajo custodia, informó el jefe de policía de Pittsburgh, Nate Harper.

El joven entró sobre las 8.00 de la mañana (12.00 GMT) supuestamente armado a un edificio del complejo de oficinas Gateway Center donde tomó como rehén al gerente de la compañía Breitsman Associates, una entidad que gestiona programas de beneficios para empleados de otras empresas.

La policía investiga los motivos que llevaron a Thaxton a cometer esta acción. Según Harper el sospechoso no tiene ninguna conexión con la empresa y eligió al gerente como rehén de manera fortuita.

Pese a que inicialmente Thaxton dijo que tenía una bomba, la policía descartó posteriormente que tuviera explosivos.

La madre del sospechoso, Ronda Thaxton, que se desplazó a las inmediaciones del edificio para colaborar con la policía dijo, en declaraciones recogidas por la prensa local que no quería que ni su hijo ni el rehén resultaran heridos.

"No quiero que mi hijo hiera al rehén, ni quiero que mi hijo se haga daño a sí mismo", informó el diario Pittsburgh Post-Gazette.

El joven se comunicó a través de Facebook durante las primeras horas del secuestro, pero la policía cerró su página porque quería "su atención completa", explicó Harper.

En algunos de los mensajes se podía ver el estado de ánimo de Thaxton que escribió: "No puedo soportarlo más, estoy acabado".

Algunos amigos le pidieron que pensara en su madre y que se rindiera, otros dejaron sus números de teléfono por si quería hablar con ellos, algo que Thaxton rechazó diciendo que dejaran de decir "estupideces".

El joven tenía antecedentes penales y aparentemente había servido en las Fuerzas Armadas.