Un juez británico decidió hoy mantener en prisión en Londres al etarra Antonio Troitiño Arranz hasta conocer si el tribunal de Estrasburgo admite a trámite el recurso que España presentará en relación con la doctrina Parot.

El juez Michael Snow, de la Corte de Magistrados de Westminster, rechazó la petición de la defensa de que saliera en libertad bajo fianza al considerar que existe riesgo de fuga.

Troitiño, detenido en Londres el pasado 29 de junio, es reclamado en extradición por la Justicia española para que acabe de cumplir su condena en aplicación de la doctrina Parot.

El etarra salió en libertad en España el 13 de abril de 2011 tras cumplir 24 años de condena, pero días después la Audiencia Nacional revocó esa decisión y lo volvió a requerir para imponerle esa doctrina, que hubiera fijado su excarcelación para 2017.

La doctrina Parot establece que la redención de penas por beneficios penitenciarios se aplica respecto a cada una de ellas y no sobre el máximo legal de permanencia en prisión permitido en el Estado español, de 30 años, lo que en la práctica supone un alargamiento de las condenas.

El caso de Troitiño está muy ligado a un dictamen que sobre la doctrina Parot emitió el pasado julio el tribunal europeo de derechos humanos de Estrasburgo (Francia).

En ese momento, la corte europea revocó la aplicación de esa doctrina (que existe desde 2006) de forma retroactiva a la etarra Inés del Río, al considerar que vulneraba sus derechos humanos.

El Gobierno español aseguró que recurrirá a la Gran Sala -máxima instancia del tribunal- ese fallo, para lo que tiene de plazo hasta el 10 de octubre.

El juez británico decidió posponer la presentación de argumentos en el caso de Troitiño, prevista para hoy, el primer día del juicio, a conocer si Estrasburgo admite o no a trámite el eventual recurso de España.

Además, dispuso que el procesado permanezca en la prisión de alta seguridad londinense de Belmarsh al considerar que, si autoriza su libertad vigilada, es probable que la infrinja y "no se presente ante las autoridades".

Aunque en un principio se sintió "inclinado" a liberarle bajo estrictas condiciones de seguridad -dado que el etarra ya cumplió su condena en España-, al final el juez se decantó por mantenerle en la cárcel, como prefería la fiscalía.

Lo que determinó su decisión fueron las circunstancias de su detención en junio ya que Troitiño, de 55 años, fue detenido en un piso del oeste de Londres en el que había al menos dos inmigrantes ilegales, 8.000 libras en divisas (unos 9.920 euros) y multitud de documentos de identidad.

Esto, según el magistrado Snow, indica que tendría medios para fugarse.

Esta es la segunda vez que la Corte de Westminster deniega al etarra la libertad vigilada, algo que ya ocurrió tras su arresto.

El juez dispuso hoy no obstante que el defendido comparezca en otra audiencia el próximo 16 de octubre para "revisar su situación" y ver si Estrasburgo se ha pronunciado.

Si el tribunal europeo rechaza el recurso de España, Troitiño tendría posibilidades de ganar su caso en el Reino Unido.

Si, en cambio, lo admite a trámite, el proceso británico podría alargarse a la espera del veredicto de Estrasburgo, que puede tardar meses e incluso años.

Antonio Troitiño, que hoy compareció con vaqueros, camiseta y chaqueta de chándal, cuenta con un largo historial como miembro del comando Madrid de ETA, responsable de atentados como el cometido en 1986 contra un autobús de la Guardia Civil en la Plaza República Dominicana de Madrid, cuando fallecieron doce guardias civiles y resultaron heridas más de medio centenar de personas.

HASH(0x8da3454)

Judith Mora