El fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, ordenó hoy la captura con fines de extradición a Estados Unidos del narcotraficante Daniel "El Loco" Barrera, detenido hace tres días en la ciudad venezolana de San Cristóbal.

Un portavoz de la entidad judicial informó a Efe por teléfono que Montealegre firmó en Bogotá la orden contra "El Loco" Barrera, cuya extradición fue formalizada el jueves en Washington por las autoridades estadounidenses.

Con esta orden en vigor, la captura será formalizada una vez que el capo ingrese en su país, deportado por las autoridades venezolanas.

La fuente observó que el fiscal general suscribió el documento un día después de que Estados Unidos solicitará de manera oficial a Colombia la extradición del narcotraficante.

"El Loco" Barrera, considerado el último de los grandes capos colombianos que seguía en libertad, es reclamado por dos cortes judiciales de Nueva York y una de la Florida, en todos los casos por narcotráfico y lavado de activos.

La solicitud de extradición llegó el jueves por vía diplomática al Ministerio de Relaciones Exteriores en Bogotá, que es el punto de partida de las gestiones de un caso de esta naturaleza.

Tras la Cancillería, la petición pasa a la Fiscalía General, dentro de un proceso legal que incluye su estudio por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que establece si la solicitud se ajusta o no a la legislación nacional.

En caso afirmativo, corresponde al Ejecutivo la autorización de la entrega del ciudadano que esté reclamado en extradición.

El fiscal Montealegre dijo la víspera a la prensa en Neiva (suroeste) que esperaba que Estados Unidos formalizara la solicitud de extradición de Barrera para poder ordenar su captura una vez que sea deportado por Venezuela.

"El Loco Barrera", de 44 años, se había radicado en 2008 en el país vecino, como ganadero, y desde allí visitaba con frecuencia a sus hijos en Brasil y Argentina.

La detención fue realizada dentro de una operación que contó con informes de agencias de inteligencia de Estados Unidos, el Reino Unido y Colombia, y la cooperación de las autoridades antidroga de Venezuela.