La Comisión de Investigación establecida por la ONU para investigar las violaciones a los derechos humanos cometidas en Siria debe continuar su trabajo por lo que su mandato debe ser renovado e incluso reforzado.

Así lo solicita el octavo borrador de resolución sobre Siria presentada hoy por Marruecos, Catar, Jordania, Libia, Arabia Saudí, Túnez y Kuwait y que será votada, y presumiblemente aprobada, el próximo viernes 28 de septiembre, en la última jornada de la vigésimo primera sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

La comisión, presidida por el jurista brasileño Paulo Sergio Pinheiro, fue establecida por el Consejo hace exactamente un año, por lo que su mandato expira, y cabe al organismo que la creó decidir sobre su continuidad.

Algo que han pedido reiteradamente y explícitamente varias delegaciones, incluyendo la Unión Europea, Suecia en nombre de los países escandinavos, y Estados Unidos.

El texto conocido este viernes pide que se "extienda" el mandato de la comisión, que expira este mes, y le solicita que presente un informe actualizado de la situación en la próxima sesión del Consejo.

El borrador demanda a la comisión, igualmente, que continúe documentando las "graves violaciones a los derechos humanos" cometidas desde que comenzó el conflicto, en marzo del 2011, "incluido el número de víctimas".

En este sentido, la resolución "condena en los términos más severos el número creciente de masacres en Siria" y solicita a la comisión que las investigue.

Para poder lograrlo, el Consejo solicita al secretario general de la ONU que ponga a disposición de la comisión más recursos, incluido personal, para poder llevar a cabo su trabajo en un contexto de constante deterioro de la situación de derechos humanos.

Asimismo, la resolución reitera una vez más la petición al régimen de Bachar al Asad de que colabore con la comisión y le permita ingresar a territorio sirio para investigar de primera mano lo que está ocurriendo, algo que las autoridades no han permitido hasta la fecha.

En el texto "se decide" enviar todos los informes redactados por la comisión al secretario general de la ONU para que "tome las medidas necesarias", lo que implica trasladarlos al Consejo de Seguridad para que éste, eventualmente, decida solicitar al Tribunal Penal Internacional que investigue las violaciones a los derechos fundamentales.

Precisamente, uno de los párrafos más extensos de la resolución solicita que los crímenes recabados por la comisión sean investigados y sus autores perseguidos y juzgados para que haya un proceso justo de asunción de responsabilidades y de reparación de las víctimas.

La justicia internacional tiene "el potencial" para investigar y juzgar todas las alegaciones de violaciones a los derechos humanos, incluidos los crímenes de guerra, y los crímenes contra la humanidad, agrega.

Las fuerzas del régimen están acusadas de haber cometido ambos y los grupos armados de la oposición, crímenes de guerra.

Como en las anteriores siete resoluciones, el texto "condena" todos los actos violentos "vengan de donde vengan"

Además, pide al gobierno sirio que libere a todos los detenidos y solicita a las autoridades que permitan el acceso total y sin restricciones de las agencia humanitarias al país

Por último, requiere ayuda financiera a todos los países para poder asistir a los casi 300.000 sirios que viven refugiados en los países vecinos.