El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el máximo responsable de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, mantuvieron hoy un encuentro de trabajo centrado en el conflicto sirio y la crisis económica en los territorios palestinos.

Ban y Al Arabi abordaron el "punto muerto" en que se encuentra el conflicto político en Siria, los "extendidos" abusos de derechos humanos y la "creciente" crisis humanitaria, informó hoy el portavoz del secretario general de la ONU, Martin Nesirky.

La reunión tuvo lugar antes de que este fin de semana Ban se entreviste con el representante especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, quien a su vez tiene previsto informar el lunes al Consejo de Seguridad sobre su primera visita al país.

El máximo responsable de Naciones Unidas y el secretario general de la Liga Árabe también expresaron su "seria preocupación" por la cuestión palestina, la falta de progresos en las negociaciones de paz y la "alarmante" crisis económica en los territorios palestinos.

La crisis está originada por la falta de liquidez en las arcas de la Autoridad Nacional Palestina por el incumplimiento de las promesas de donaciones de varios países del Golfo Pérsico, y por un aumento del 5 % el mes pasado en el precio de la gasolina.

El encuentro de hoy, a pocos días del arranque de los debates públicos del 67 período de sesiones de la Asamblea General, permitió también a ambos diplomáticos abordar el último brote de violencia tras la publicación de un polémico video sobre Mahoma.

Ban y Al Arabi coincidieron en condenar el "irresponsable" y provocador" video sobre el profeta fundador del islam así como los posteriores actos de violencia en diferentes países del mundo árabe, según el portavoz de la ONU.