El brasileño Ary Graça ha sido elegido nuevo presidente de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB), como resultado de la votación que ha tenido lugar en la última jornada del Congreso Mundial, celebrado en Anaheim (California).

Graça, que sucede en el cargo al chino Jizhonmg Wei, ganó las elecciones con 103 votos a favor. Sus rivales, el estadounidense Doug Beal y el australiano Chris Schact, obtuvieron 86 y 15, respectivamente.

Un total de 206 federaciones nacionales -récord para el Congreso- tuvieron derecho a voto, si bien dos de las papeletas fueron proclamadas nulas.

Beal (Cleveland, 1947) comanda desde 2005 la federación estadounidense de voleibol, en tanto que Schacht (Melbourne, 1946) desde 2004 es el presidente la federación australiana de voleibol.

El nuevo presidente de la FIVB, nacido en Río de Janeiro en 1944, preside desde 1997 la Confederación Sudamericana de Voleibol (CSV) y la Federación brasileña de este deporte. Abogado de profesión, jugó con la selección brasileña en las décadas de 1960 y 1970.

En su presentación anterior a la votación, Graça apostó en su candidatura por la credibilidad, la transparencia, la modernización y la integración de varios departamentos bajo una nueva filosofía.

"Estas razones son por las que Brasil ha tenido un gran éxito en los últimos años", dijo el nuevo mandatario en alusión a la designación del país sudamericano como sede del próximo Mundial de fútbol y de los Juegos Olímpicos de 2016, en Río de Janeiro, entre otros logros.

"No voy a decir mentiras en mi discurso. No voy a hacer nada que no haya hecho hasta ahora. Son cosas reales. La Administración de la CSV es completamente transparente y usa los métodos más modernos a nuestra disposición. Sé cómo dirigir una empresa y esto es lo que necesitamos", afirmó Graça, que permanecerá en el cargo al menos hasta 2016.

El presidente reconoció que tiene una labor dura y complicada por delante para lograr la unidad en la institución y que para ello quiere continuar la senda labrada por Wei.

Por eso apuntó que lograr inversiones será uno de sus principales objetivos.

"Debemos entender que nuestro negocio, nuestra competición, es un espectáculo, y eso nos debe unir y atraer a medios de comunicación y patrocinadores", indicó.

La elección ha sido catalogada de "única" ya que se trata de "la primera elección democrática en la historia de la FIVB", según admitió Wei desde una de las salas del hotel Disneyland de Anaheim.

Wei fue elegido para el cargo en Pekín hace cuatro años y se comprometió a permanecer en el puesto durante un solo mandato presidencial.

Graça es el cuarto presidente en la historia de la FIVB. Por primera vez el organismo escogió a su mandatario entre varios candidatos.

El primer Congreso Mundial de la FIVB discurrió en París en 1947, cuando Paul Libaud fue elegido como primer presidente. Permaneció en el cargo hasta 1984, cuando fue sucedido por el mexicano Rubén Acosta.

Wei tomó el testigo en 2008.