El administrador de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo (USAID), Rajiv Shah, destacó hoy el compromiso de este organismo en la promoción de la democracia, la seguridad y la lucha contra la pobreza y el crimen en América Latina y el Caribe.

En una conversación que mantuvo con los medios en Miami (Florida), Shah resaltó el compromiso del organismo en promover el desarrollo en la región, con especial atención en temas de seguridad, salud y educación, así como en el "respaldo a los derechos humanos".

No obstante, reconoció que se "han reestructurado las prioridades en la región" y que USAID ha dado preferencia al "enfoque" centrado en la "seguridad de las ciudades del Caribe, Centroamérica" y otras zonas.

Se refirió, en ese contexto, a la "significativa reducción que ha experimentado el presupuesto" en su conjunto, por lo que resulta imperativo "establecer prioridades", pero manteniendo "nuestro compromiso".

Respecto de los recortes presupuestarios para el año fiscal 2013, que en un principio podría afectar a los fondos de ayuda a la democracia en Cuba y Venezuela, este organismo señaló que "no va a reducir los esfuerzos y recursos destinados" a ambos países para promover la ayuda humanitaria y promover la democracia.

"Promover nuestros valores fuera del país" implica no sólo la lucha por "reducir el hambre, la extrema pobreza y el sufrimiento", sino también el "respaldo a los derechos humanos" y la promoción de la "sociedad civil que crezca y florezca", apostilló.

"Estos son los valores que forman parte de la visión del presidente (Barack) Obama en el mundo", precisó, y aseveró: "Somos muy claros, los programas van a continuar y en algunos casos se van a ampliar".

Esta organización sin fines de lucro, fundada en 1961 por John F. Kennedy como herramienta para promover la democracia y el desarrollo en todo el mundo, ha concedido en los últimos años alrededor de veinte millones de dólares para fortalecer la democracia en Cuba.

Shah aclaró que la "estrategia" en la región pasa por una "transición gradual" en los países que "ya no necesitan la ayuda de USAID, pero que son importantes socios".

Destacó igualmente el programa que desarrolla en Brasil y Honduras en materia de seguridad, así como la misión establecida en Costa Rica, siempre en conversación con "nuestros socios" y el sector privado para comprender sus prioridades.

En cualquier caso, aseguró Shah, los programas resultan "muy efectivos" y, en el caso de la seguridad, la inversiones han sido sustanciales, como en el Caribe, donde el gasto federal total alcanzó los 203 millones de dólares.

Un "esfuerzo semejante" se ha llevado a cabo en Centroamérica y la región en seguridad ciudadana, lucha contra el crimen, la creación de "lugares seguros para la juventud y las comunidades" e impulso a la agricultura.

Respecto de la terrible situación humanitaria que vive la población civil en Siria, Shah dijo que "Obama ha sido muy claro en que estamos haciendo absolutamente todo lo posible por llevar ayuda humanitaria" a la población y campos de refugiados sirios en la frontera.

Preguntado por el caso del subcontratista Alan Gross, encarcelado en Cuba, el administrador de USAID afirmó que la Administración seguirá trabajando firmemente para que el estadounidense sea puesto en libertad por las autoridades cubanas.

Gross, que trabajaba para una empresa subcontratista de USAID, fue encarcelado en Cuba en diciembre de 2009 por distribuir tecnología de comunicaciones a la comunidad judía.

El decimosexto administrador de USAID participó esta tarde en un encuentro con estudiantes universitarios en la Universidad Internacional de Florida, donde alentó a los jóvenes a contribuir con nuevas ideas e innovaciones para "resolver los más duros problemas globales".